MADRID CFF | Silvia Rubio, humildad y esfuerzo por bandera

Hablamos en Qué! Deportes con la jovencísima jugadora del Madrid CFF, Silvia Rubio, que nos cuenta su experiencia: los siete meses que lleva alejada de los terrenos de juego, después de lesionarse el ligamento cruzado anterior. Ha vuelto a entrenar con sus compañeras y a tocar balón, todo un ejemplo de superación y esfuerzo, con apenas 17 años.

Fernando Fernández Quintas 15 de noviembre de 2017

Silvia Rubio (12 de octubre del 2000) es la primera entrevista de QUÉ! futboleras. Quizá no suene mucho su nombre dentro del fútbol, ni del deporte femenino, pero esta jugadora del Madrid CFF es bronce en el Mundial Sub-17 femenino de Jordania. Sí, ese en el que Lorena Navarro, compañera suya de equipo, se volvió loca a meter goles. Bien, pues la que repartía el juego de esa selección era Silvia, una chica tímida, pero que demuestra su alegría y madurez con el paso de los minutos y de las preguntas.

Silvia comentó que el fútbol femenino en los medios de comunicación "está en expansión, se está dando a conocer y la gente lo está viendo, y es algo que gusta, y eso hacen mucho para que pueda crecer. También comentó que ha tenido la oportunidad de verse en televisión alguna vez cuando jugó el Mundial de Jordania con la Selección sub-17.

Nos cuenta su experiencia con su lesión, una rotura total del ligamento cruzado anterior, de la que lleva 7 meses recuperándose y ya ha empezado a entrenar con todo el equipo a la espera de una recuperación total. "En un principio se te cae el mundo, pero hablas con la gente, con tus amigos, con gente que ha tenido la lesión y te dicen que no te preocupes, que va a salir bien", comenta la jugadora del Madrid, que también dice que cuando se lesionó, pensaba que "nunca iba a poder tener el mismo nivel, que iba a volver a lesionarme porque la rodilla iba a estar débil, y hablar con gente que lo ha pasado te ayuda mucho y según pasa el tiempo te das cuenta de que lo que te decían era verdad".

Comenta por encima lo que se vive y lo que ella pensaba según iba pasando fases en la lesión y comenta que "llega la operación, no te puedes ni mover, el primer mes ves la pierna sin fuerza y la rodilla súper hinchada. Parece que no vas a volver a jugar o que se acaba tu carrera y no es así"."Yo he tenido la suerte de que parte de los meses han sido en verano" comenta la centrocampista. Dice suerte porque "durante el curso, tienes que ir al cole, y después entrenar, en verano entrenas y luego estás con tus amigos o haces lo que quieras y eso me ayudó", explica demostrando una madurez impropia de la su edad.

Nos comenta también como se ha vivido en casa su lesión y cuando le dieron la noticia cómo se tomó su familia el varapalo de la lesión y nos comenta que "al principio cuando dan la noticia, súper tristes, yo tampoco lo hablaba mucho porque soy muy reservada y de cabeza lo he llevado muy bien, pero cuando ven que vas mejorando y te apoyan pues lo llevan mejor". 

Comenta que una de las cosas que más le ayudó fue "una charla que tuve con Silvia Meseguer que la pude conocer gracias a mi preparadora física y me abrió la mente y fue lo que más me ayudó. La hacía un montón de preguntas porque lo ha pasado también y luego la ves jugar ahora y piensas, `está en su máximo nivel, vas a volver a jugar y vas a jugar bien´ entonces eso te ayuda mucho".

Dice que todo el mundo la apoyó cuando se lesionó y dice que "todo el mundo te apoya y te pregunta, pero en ese momento no te anima porque estás en `shock´ y nada te sube el ánimo".

También habla de sus referentes y en quien se ha fijado mientras ha durado su lesión y si ha tenido algún referente masculino, pero ella lo tiene muy claro y dice que su referente "ha sido Silvia Meseguer, porque, a parte haberse lesionado de lo mismo que yo, juega en mi misma posición, entonces es en quien me he fijado y como he hablado con ella es en quien más me he fijado". 

Silvia cursa segundo de bachillerato y comenta sobre sus estudios y sobre qué plan tiene para compaginar deporte y estudios y dice que "siempre es complicado compaginar el deporte a este nivel y los estudios, pero se puede hacer perfectamente", además habla sobre su futuro académico y dice que quiere "estudiar INEF cando termine, y seguir compaginando siempre el deporte con los estudios, porque ahora mismo no puedo vivir del fútbol y tengo que estudiar sí o sí" comenta la jugadora del Madrid que tiene muy clara su situación.

Habla de las diferencias salariales entre el fútbol masculino y femenino, teniendo en cuenta que un jugador de su edad puede tener un contrato millonario, sin embargo en el fútbol femenino no es así y Silvia comenta que a ella sus amigas, no del fútbol, sino de su vida personal "te ven que trabajas un montón, que te esfuerzas, que estás muchas horas y claro ellos ven que no se ve recompensado igual. Nosotras también nos esforzamos mucho, tenemos que estudiar y tenemos que trabajar, mientras que los chicos, pues no".

Habla de sus sueños, y lo primero, que dice muy segura, es "debutar en Primera División, y luego, volver a ir a la Selección y llegar a la absoluta sería ya espectacular", comenta la mediocampista madrileña.

Para terminar, Silvia se define como una persona "muy reservada, amable y trabajadora", y además lo dice entre risas. "Es que estas cosas no me las puedo decir yo", concluye. La '24' es esfuerzo y dedicación, pero sobre todo es la imagen de la alegría, de lesionarse y luchar contra viento y marea para volver a su nivel, y lo está consiguiendo. Es seguro que el futuro del fútbol femenino tiene una buena centrocampista, que viene pisando fuerte.