Ángel Correa, el rosarino que ya recuerda a un tal Kun

El rosarino está cogiendo galones en el Atlético de Madrid y el Cholo Simeone le está dando más minutos y confiando en su juego.

Fernando Fernández 30 de octubre de 2017

El joven delantero argentino, Ángel Correa, marcó el pasado sábado su gol número cuatro en la presente campaña e iguala los que marcó la pasada temporada con el club rojiblanco. El Cholo Simeone parece que le está dando más minutos y él se está ganando la confianza de su compatriota. 

Se está haciendo con un puesto en el once titular y también la confianza de la afición que ya le quería en los años pasados, pero que está viendo en el delantero de tan solo 22 años un pilar al que agarrarse ya que este les responde con goles y con intensidad en el juego, y como dijo Fernando Torres "la afición quiere que lo dejes todo por esta camiseta" y el joven que llegó de San Lorenzo de Almagro, equipo que le dio la oportunidad de darse a conocer, está ganándose a base de coraje y ganas el cariño de todos los que le ven jugar.

Ángel Correa nació en Rosario, Santa Fe, Argentina en el año 1995. Con solo 17 años debutó en San Lorenzo de Almagro y marcó su primer gol el 11 de mayo ante Newells en su primer partido como titular. El jovencísimo Correa ya causaba sensación en Argentina, y no pasó desapercibido a los ojos de Cholo Simeone que quiso ficharle hace dos años y lo consiguió.

El argentino llegó a Madrid por 7 millones de euros. Cuando aterrizó en la capital española y se hizo las pruebas médicas protocolarias le detectaron una afección cardíaca y tuvo que ser operado en Nueva York. El Atlético de Madrid esperó a la resolución de su afección para firmar el contrato, aunque dio al jugador todas las garantías de que se firmaría. El 24 de noviembre entrenó por primera vez con el Atlético y el 11 de noviembre, confirmada su recuperación, los dirigentes de Atlético y San Lorenzo se reunieron en Buenos Aires para cerrar el fichaje de Ángel Correa por 5,5 millones de euros, un 90% del valor total del futbolista.

Debutó oficialmente en pretemporada frente al Numancia anotando un gol y dando muestras de su enorme calidad y desparpajo en el terreno de juego. En la jornada 4 de la liga 2015-16 frente al Eibar, un partido para el recuerdo del joven Correa, que por entonces contaba con solo 20 años y metió un gol y dio una asistencia para dar la victoria a los colchoneros por dos a cero. 

La afición se enamoró entonces de un pequeño jugador delgado y con mucho desparpajo en el terreno de juego, que hacía las delicias del público y que recordaba a otro pequeño argentino, que se fue por la puerta de atrás, lo llamaban Kun, creo que se llamaba Sergio y hará olvidar al que vino de Independiente y el Atleti le dio todo, porque Ángel demuestra a la afición colchonera que su corazón, aunque operado, es rojiblanco.