El fútbol italiano repudia los actos racistas de los ultras de la Lazio

Los `irriducibili´, ultras fascistas del SS Lazio dejaron ayer la grada donde se sitúa la `Curva Sud´, ultras del AS Roma, llena de pegatinas antisemitas en las que Anna Frank aparecía con la camiseta `giallorossa´ del equipo con el que comparten estadio. El fútbol italiano se ha indignado con esto y ha tomado medidas para que no vuelva a pasar.

Fernando Fernández Quintas 25 de octubre de 2017

La primera medida será que en todos los partidos de la Serie A italiana saldrán los equipos con el famoso Diario de Anna Frank para protestar contra el racismo fascista en el fútbol, que por desgracia, en el fútbol italiano está muy extendido. No es la única ideología que golpea al fútbol italiano, ya que las luchas entre ultras fascistas y comunistas son ya una horrible tradición en el fútbol del país. Los equipos de la Serie A se han puesto de acuerdo enseguida a la hora de tomar estas medidas, necesarias por otra parte, para erradicar del fútbol a los ultras radicales. 

Otra de las medidas, esta vez tomada por la Lazio, es llevar a los ultras `biancocelesti´ al campo de concentración de Auschwitz para que vean el horror que vivieron las personas que allí estuvieron durante los cinco años que estuvo en funcionamiento el campo de concentración que más judíos recibió y que más judíos asesinó durante la `Solución Final´ que Himmler y Hitler idearon para exterminar la raza judía, y que ahora, macabramente, usan los `Irriducibili´ como objeto de burla hacia sus rivales romanos. 

No es la primera vez que pasa algo parecido en el fútbol europeo, no solo por parte de aficionados, sino también por parte de jugadores, que se mostraron abiertamente afines a la ideología fascista. Es ya histórico el gol que celebró Paolo Di Canio, ex jugador del equipo `biancocelesti´, con el saludo romano dirigido a sus ultras en el Olímpico de Roma. Estos episodios no solo se han dado en Italia, en Grecia, Giorgios Katidis realizó este saludo después de anotar un gol que daba la victoria, muy importante, al AEK de Atenas, frente al Veria.

Hay muchos ejemplos y hay muchos futbolistas relacionados con esta ideología de extrema derecha, entre ellos un español, Javier Arizmendi, ex del Atlético de Madrid, y del Deportivo de la Coruña, al que hemos visto con símbolos de extrema derecha en alguna ocasión.

Estas medidas se espera que sean suficientes para que estas ideologías, todas ellas malas, desaparezcan del fútbol italiano, y que sirvan de ejemplo para otro países de Europa en los que este problema se acrecienta dada la división y el radicalismo de sus ultras, como por ejemplo, en Polonia, en la Ekstraklasa, en la que hay muchos grupos de ideologías fascistas y comunistas que se pelean a diario y cuyos ultras dedican su vida al equipo y al grupo.