Pirlo se retira, adiós a una leyenda con mayúsculas

Andrea Pirlo anunció hace dos días que, al final de esta temporada en el New York City, equipo en el que milita, colgará las botas.

Fernando Fernández Quintas 11 de octubre de 2017

Después de una carrera de 23 años, Andrea Pirlo, el penúltimo, Gianluigi Buffon es de la misma quinta y sigue en activo, representante de una gran generación de futbolistas italianos que han maravillado al mundo del deporte rey por su clase tanto dentro como fuera del campo. 

Andres Pirlo debutó como profesional en 1994 de la mano del Brescia Calcio, el equipo de su ciudad natal, al año siguiente de debutar, el Brescia bajó a la Serie B y al siguiente retornó a primera con un Pirlo espectacular que fue uno de los artífices de ese regreso. La temporada 96-97 no fue buena para el Brescia y no consiguieron la permanencia, por lo que Andrea decidió marchar al Internazionale de Milán. Esa temporada no tuvo oportunidades en el Inter y, en la siguiente campaña, salió cedido al Reggina Calcio, equipo en el que hizo una buena temporada. 

En la temporada 2000-2001 regresó a Milán, pero fue traspasado otra vez al Brescia Calcio. En el verano de 2001 fichó por el AC Milán y allí estuvo durante diez temporadas. Carlo Ancelotti, fue su entrenador entre 2001 y 2009, y cambió su carrera, modificó su posición, de ser media punta jugando detrás de los delanteros, a una posición más retrasada de medio centro creador. Pirlo se hizo rápido a su nueva posición y pronto se convirtió en un jugador de clase mundial. Con el Milán ganó cuatro títulos nacionales (dos Serie A, una Copa de Italia y una Supercopa de Italia) y cinco internacionales (dos Liga de Campeones de la UEFA, dos Supercopa de Europa y una Copa Mundial de Clubes). Fichó por la Juventus de Turín en mayo de 2011, donde sumó a su palmarés cuatro campeonatos de Serie A, que ganaron consecutivamente de 2012 a 2015, dos Supercopa de Italia y una Copa Italia. Luego de la final de la Liga de Campeones de la UEFA 2014-15, firmó con el club estadounidense New York City F. C.

Con la selección de fútbol de Italia participó en tres Eurocopas y en tres ediciones de la Copa Mundial de Fútbol. Su mejor resultado fue el campeonato obtenido en la Copa Mundial de Fútbol de 2006 luego de superar por cinco a tres en tanda de penaltis a la selección de Francia en la final. Su último encuentro con la selección italiana fue el 3 de septiembre de 2015, frente a Malta en un partido correspondiente a la clasificación para la Eurocopa 2016. Previamente, había formado parte del seleccionado italiano en la categoría sub-21, con la que disputó la Eurocopa en las ediciones de 2000 y 2002, ganando la primera. Con la selección sub-23 participó en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 y también en los de Atenas 2004, donde obtuvieron la medalla de bronce. A lo largo de su carrera, también ha obtenido diversos títulos individuales como el Balón de Bronce del Mundial de 2006 o el premio al futbolista del año en la Serie A en 2012, 2013 y 2014.

Se retira uno de los grandes futbolistas de la historia, un jugador diferente, tocado por la varita, y con una magia fuera de lo común. Un futbolista que lo ha ganado todo, que ha demostrado su gran clase dentro y fuera de los terrenos de juego. Se va el último jugador de campo de una generación que maravilló al mundo y que formó parte de una de las mejores etapas de la liga italiana, que dejó equipos para la historia. Muchos lo vieron y se enamoraron -el que escribe esto también-, las nuevas generaciones verán maravillados cómo un hombre de 175cm de altura, delgado y con pelo largo mimaba el balón como si de un peluche se tratara, que la ponía donde quería y que era capaz de llevar la batuta de cualquier equipo, de la gran Azzurra, y que con ese toque y calidad ponía balones en la escuadra de libre directo. 

Se acaba la generación del futbol de Buffon, el último que se mantiene en activo, Totti, Panucci, Maldini, Zanetti, Cannavaro, Gattuso, Del Piero, Inzhagi, Francesco Coco, Nesta, Vieri, Materazzi, Zambrotta, y muchos otros que dejaron su magia en los terrenos de juego del mundo. 

Ciao, Architetto