"A soñar con otro Mundial, pero con unidad e ilusión"

Ante la llegada de jugadores jóvenes con ganas de hacer historia y la recuperación de la mejor versión futbolística de los veteranos, hay motivos para soñar con otro Mundial.

Alejandro Cañas 6 de septiembre de 2017

Tan solo nos ha sido suficiente un año para volver a ver el mejor fútbol que practica la selección española. Aquella eliminación ante Italia en la última Eurocopa, junto con la actuación en el Mundial de Brasil, que fue todo un despropósito, supuso un punto de inflexión para que el combinado nacional tomase aire e inaugurase un nuevo ciclo.

Ese famoso ciclo que pasa por el relevo generacional que Vicente del Bosque no supo introducir de manera paulatina, y que Julen Lopetegui sí que está sabiendo realizar con solvencia. Los futbolistas que marcaron una época en la etapa del técnico salmantino han sido sustituidos por jóvenes futbolistas que están destinados a escribir el futuro del fútbol español con letras de oro. Es el caso de jugadores como Saúl, Asensio o Deulofeu, que van asentándose poco a poco con los mayores, sumándose así a la anterior generación de futbolistas de la Sub21 liderada por Thiago, Carvajal, Koke, Morata, Bartra e incluso David de Gea, que ya es un fijo en la portería desde 2016.

Todos ellos aportan ya, con calidad, su granito de arena a la columna vertebral de la mejor Selección Española de la historia. Desde las casas de apuestas, al igual que otros muchos expertos no apuestan por España como favorita al Mundial de Rusia, y sí lo hacen con selecciones como Brasil, Alemania o Francia, pero, ¿De verdad España tiene equipo para ganar su segundo Mundial o debe envidiar a las principales favoritas?

Desde el punto de vista de la llegada de Julen Lopetegui, hay que decirles a todas estas personas que nuestra selección no ha perdido ningún partido. Tanto en partidos amistosos como en partidos oficiales, España ha mostrado su mejor nivel futbolístico y ha estado a la altura de los mejores en partidos de envergadura como frente a Italia o en el debut del actual seleccionador contra Bélgica. La exhibición ante una de las favoritas Francia en Saint Denis en el amistoso de Marzo suma motivos para confiar en esta selección.

Gracias a este relevo generacional y a la llegada de Lopetegui, España vuelve a ser una selección imprevisible y con múltiples variables tácticas para sorprender a los rivales. El tiki-taka vuelve a ser eficiente, y la presión y recuperación tras pérdida, olvidados durante estos últimos años, vuelve a ser una realidad. Esta selección tiene gol, tiene el cerrojo echado en la portería con De Gea bajo palos. Asensio e Isco son la sensación del momento. Los jóvenes van adquiriendo experiencia. Los más veteranos asumen el liderazgo y el grupo está más unido que nunca. Y faltan jugadores que no han podido estar por diversas circunstancias pero que son fijos como Diego Costa o Vitolo.

Esta España, a pesar de que muchos no la quieran considerar de favorita, SÍ tiene razones para ilusionar y convencer para hacer un gran papel en este Mundial, e incluso, para ganarlo. Cierto es que Brasil se ha reinventado, Francia tiene una generación de futbolistas que acaparan los focos y están llamados a hacer historia para la próxima década; y Alemania combina a las mil maravillas la veteranía con la juventud, pero España está al mismo nivel.

Otras selecciones como Argentina, que tiene en sus filas al mejor futbolista del mundo, a Dybala, a Di María o a Agüero lo tienen muy crudo para clasificarse. Holanda está bajo mínimos, Italia está por debajo de sus posibilidades, mientras que Chile, actual campeona de América, no está a su mejor nivel y Portugal, actual campeón de Europa, no termina de dar el estirón.

Confianza, ilusión, y esperanza es lo que debería tener la afición española con la selección, y no pitar a los jugadores, sean Piqué o cualquiera. Los pitos rompen la unión que se ha creado en el vestuario, y lo único que provoca es desconfianza, desilusión y malestar, que es lo último que quiere este equipo. Para una vez que tenemos de nuevo un equipo de garantías para competir por otro Mundial, no vayamos a fastidiar toda la obra creada hasta ahora.