España 3-0 Italia: Bajo la batuta de don Isco Alarcón

Dos goles del centrocampista del Real Madrid y uno de Morata sirvieron para derrotar a una selección italiana que ofreció una imagen muy pobre en un partido vital para el liderato del Grupo G de la clasificación del Mundial de Rusia.

Alejandro Cañas 3 de septiembre de 2017

Victoria trascendental de la selección española ante Italia por tres goles a cero en un encuentro en el que el combinado nacional fue muy superior durante los 90 minutos ante una débil selección italiana, desbordada ante la magia de Isco, que terminó de barrer cualquier posibilidad de que el equipo de Ventura sacase un resultado positivo del Santiago Bernabeu.

El combinado nacional de Lopetegui comenzó el encuentro con una superioridad a través de la posesión abrumadora y con los habituales pitos a Gerard Piqué. La primera ocasión llegó en el minuto 6 con un lanzamiento de falta que desaprovechó Sergio Ramos, mandando el balón a la grada. Marco Verrati se ganó la primera amarilla en el minuto 4.

A base de insistencia llegó el primer tanto para España. Isco mandó a la escuadra una falta que había realizado Bonucci sobre Asensio. El central italiano, apercibido de sanción, se perderá el próximo partido clasificatorio ante Estonia. Tras el gol, Italia fue a remolque a por el empate, buscando el juego constantemente por la banda derecha con Candreva y Bellotti, aunque sin mucho éxito. España conservaba muy bien el balón.

A los 20 minutos llegó el primer susto para España. De Gea sacó bajo palos con una gran estirada un remate de cabeza de Belotti. Posteriormente, España tuvo en sus manos ampliar el marcador con un remate de cabeza de Piqué a centro de Koke desde la banda derecha que se marchó desviado. 

Proseguían los italianos acechando la portería de David de Gea sin éxito, aunque tuvieron tres llegadas peligrosas. Una de ellas fue protagonista Belotti, que tuvo en sus manos el gol del empate. Finalmente no pudo aprovechar la ocasión ya que Piqué desvió a tiempo el balón en el área pequeña. Al filo del descanso, y un susto de Jordi Alba, llegó el segundo tanto de España. De nuevo Isco perfiló el disparo desde la frontal del área y con un disparo raso batió a Buffon.

Con el segundo gol de España, la selección disfrutaba jugando al fútbol y con ellos, la afición, que cantaba olés desde la grada viendo como España era muy superior a Italia. Terminó la primera parte con España mandando en el terreno de juego y en el marcador, a pesar de los intentos sin éxito de la azzurra.

Italia salió enchufada en la segunda parte y tuvo en sus botas el 2-1. De Gea se tiró abajo para parar el disparo de Insigne dentro del área y en el rechace Piqué desvió con la espalda el tiro de Inmobile, que se disponía a marcar a placer. Tras los primeros minutos en los que Italia buscó el gol, España volvió a hacerse rápido con la posesión de balón, algo que hizo de manera reiterada. Hasta Koke se atrevió a probar suerte desde lejos. Una muestra de que en el equipo de Julen Lopetegui hace efectivo el estilo de juego.

El ritmo de partido, similar al de la primera parte. España siendo dueña y señora del partido a través del balón e Italia tratando de buscar situaciones de contraataque en caso de fallo de los españoles. Ventura, que veía como el partido estaba cuesta arriba para los suyos, sustituyó a Belotti y a Candreva por Eder y Bernardeschi para dar frescura al equipo en ataque y más movilidad entre líneas.

Lo mismo hizo Julen Lopetegui. Retiró a Iniesta del terreno de juego y metió a Morata con el mismo fin. Tener presencia en el área y un nueve que fijase a los centrales. El nuevo delantero del Chelsea tuvo su primer intento de ocasión de gol, pero se quedó en vano, ya que Bonucci frenó sus intenciones cortando el balón que metió Isco al hueco.

En el último cuarto de hora de encuentro, llegó el gol de la sentencia del partido para España. Morata condujo un contraataque en el que le acompañó Sergio Ramos. El de Camas asistió al madrileño para empujar el balón a placer, imposible para un Buffon superado y que poco pudo hacer ante el vendaval español.

Para los últimos minutos, el seleccionador nacional tuvo un detalle con los más de 70.000 aficionados que acudieron al estadio. Tres años después, David Villa volvía a disputar un encuentro con la selección española , en sustitución de Isco, el hombre del partido.

Triunfo de la selección que le permite asentar el liderato del Grupo H, y ya aventaja a Italia en puntos y en goal-average.