Qué! Olímpicos. Thais Henríquez: "Sí que tenemos voz y voto"

Thais Henríquez atendió a Qué! Olímpicos, la sección de Más Deportes de Qué! Deportes. La nadadora nos comentó además la situación actual de la natación sincronizada, un mundo que "la enamoró".

Martín Velarde 28 de julio de 2017

Thaïs Henríquez (29/10/1982, Las Palmas) ya no está en la Selección de sincronizada, pero la piscina sigue siendo lo que más le gusta sin ninguna duda. El último cambio en las bases de la natación sincronizada ha hecho que Thais levante la voz en contra.

Cuenta a Qué! Olímpicos, orgullosa del pasado y con esperanzas puestas en el futuro, como ha sentado en el mundo de "la sincro" la decisión de la FINA, además de dejar claros sus objetivos a corto y largo plazo en un mundo que del que afirma recibió "un flechazo".

PREGUNTA. ¿Qué es lo primero que pensó cuando vio el último cambio de nombre a "natación artística"?

RESPUESTA. No me lo podía creer. Fue como de repente sin previo aviso y sin ninguna noticia por adelantado de que tenían desde la Federación eso en mente. Un poco de indignación de que lo hagan de esa forma, sin ningún argumento lógico. Lo que más me ha asombrado es que, con todo lo que ha costado que la sincronizada llegue a casi todos los rincones de la Tierra sin tener toda la difusión que tienen otros deportes, ahora cambiarle el nombre... ¿a cuento de qué?

P. ¿Realmente nadie sabe por qué?

R. Hay nadadoras internacionales que han recibido de la FINA o que han escuchado que el solo no se sincroniza con nada. Y, realmente, eso se ha sabido desde siempre. Ahora, por una modalidad que ni siquiera es olímpica, no se puede cambiar un deporte con tanta trayectoria, y menos a "natación artística", cuando la FINA ha endurecido siempre la parte artística de la natación. Es confuso, ya que no parecen argumentos lógicos. No sé que hay detrás del cambio, la verdad.

P. Hace un año España no consiguió entrar en Río y "se enfadó". Dijo que le generaba "tristeza e impotencia" la gestión de la sincronizada española. ¿Sigue pensando igual o cree que se puede mejorar?

R. Los éxitos fueron decreciendo, las puntuaciones año a año iban disminuyendo considerablemente, iban pasando los países por encima de España con una facilidad tremenda, y la no clasificación se veía venir desde hace tiempo. A mí, lo que realmente me indignó fue la falta de cuidado de un deporte que ha dado tantísimas medallas y que hubiera gente que no estaba capacitada para asumir el cargo. Ese fue mi enfado.

Yo había decidido desvincularme silenciosamente por las ultimas noticias no positivas de la 'sincro' española y pensé que milagrosamente se clasificarían y que después de los JJ.OO. podría anunciar mi salida del equipo. Se dejó caer, además antes de todo esto, que no había sido seleccionada -cosa totalmente incierta- y entonces decidí emitir un comunicado. Es imposible entregar tu vida a algo que crees que no va a funcionar.

P. Thais Enríquez ahora tiene una "nueva vida". Estudiando derecho fiscal deportivo (y fiel seguidora de Las Palmas en futbol y baloncesto). ¿Qué objetivos tiene a corto y largo plazo?

R. No me he desvinculado del deporte, sí del equipo. Eso ante todo aclararlo lo primero. Se avecinan cambios, con la nueva entrenadora -que en su día también "se escapó" por las mismas razones que yo, no ver fiable el proyecto- Mayuko 'Mayu' Fujiki. En ningún momento he dejado la sincronizada. De hecho, a través de mi página web y de las redes sociales, sigo en contacto con la gente que ama tanto este deporte.

Estoy centrada en mi faceta de estudiante. Ahora tengo examen en febrero de acceso a la Abogacía y ya podré ejercer, después de tantos años detrás de este objetivo. Estoy pensando en hacer un máster de Asesoría Fiscal, ya que me gustaría ser una persona de confianza para tantos deportistas que no están bien asesorados, para ayudarles en todo lo que pueda, tanto de nivel alto como de nivel más medio.

P. Si tuviera que darle consejos a una niña que tiene su póster firmado y e tenga como referente, porque quiere ser como tú, ¿cuál sería?

R. Que persiga sus sueños y trabaje duro y con mucha ilusión, porque es la única manera de conseguirlos. Que nunca se rinda. Porque seguramente durante el camino se encontrará con obstáculos que, a momentos, le harán dudar de si misma, pero que no se detenga y se enfrente a ellos. Solo así conseguirá lo que se proponga. Y, sobre todo, que trate de disfrutar y aprender del camino, porque si al final no llega el objetivo, todo el esfuerzo habrá valido la pena.

P. ¿Los éxitos de Mireia y Ona, entre otras, no ayudan a que crezca la natación?

R. Te hablo del ámbito de la sincronizada. Pasamos de siete medallas en 2013 a dos medallas. Los éxitos del equipo técnico actual se reducen a... ninguna propiamente desde ellos. Considero que hay mucho talento desperdiciado y que España aspira a mucho más. A la vista de todos está que costó mucho que la sincronizada se colocara en primera línea y que ahora hay mucho talento que han dejado escapar. No se está manteniendo ni a veteranas de 20 años. Eso es que ahí hay algo que no funciona.

P. ¿Qué significa para Thais que le llamen del Oceanographic de Valencia para actuar?

R. Es un honor y un reconocimiento. Un premio a la 'sincro', que es un deporte muy duro. Hemos conseguido que esta disciplina entre dentro de muchas casas y que la gente tenga esas ganas de verla de más de cerca. El espectáculo que ellos prepararon fue perfectamente armónico. Fue genial poder participar y, de alguna manera también, entrar como una "medusa" en el agua. Además la temática era la importancia del océano, las medusas... participaron también delfines. Los diseños de Jordi Dalmau fueron espectaculares y estoy muy agradecida de que sigan ocurriendo estas cosas, que consiguen seguir mostrando la visión mas artística del deporte.

P. Sabiendo que es un deporte con poco escaparate (de momento), ¿por qué eligió Thais la sincro?

R. Echando la vista atrás, aún recuerdo cuando tenía que describir lo que era la natación sincronizada. Si te soy sincera, y como ya muchos saben, ni yo supe lo que era hasta que me encontré por casualidad con una exhibición de sincro en mi club. Pero, ¿qué era eso? ¿Niñas bailando dentro del agua? Nunca olvidaré la cara de tonta que se me quedó mientras las veía. Para mí, que ni flotaba ni era flexible, era como ver magia... Y así, inesperadamente, sufrí uno de los mayores flechazos de mi vida.

La 'sincro' era mínimamente conocida. Aún recuerdo mi cara cada vez que me preguntaban qué deporte practicaba, porque siempre tenía que describirlo: "Ballet acuático" decía, y la gente siempre se sorprendía. Siento pasión por este deporte y desde el principio estaba orgullosa de él, porque me sentía especial haciéndolo y porque sabía que algún día, la 'sincro' estaría donde merece. Y así años y años hasta que gracias a los grandes éxitos que conseguimos con España dimos un pasito al frente logrando que el "ballet acuático" se convirtiera en "NATACION SINCRONIZADA".

La sacamos adelante hasta transformarla en un deporte que ya no necesita de ninguna descripción, un deporte que la gente identifica con cariño, admiración y mucho respeto.

P. Por último, ¿cree que la campaña que están fomentando para que no realicen el cambio de nombre va a tener éxito?

R. Espero que tenga algo de trascendencia. Yo no he sido la precursora de esta campaña, ha sido una nadadora de Canadá. Me enteré a través de las redes sociales. Me pareció tan indignante que cambien algo que forma parte de nuestra identidad. ¿Porque no tocan el nombre de otros deportes y nos tiene que tocar a nosotros? En su día intentaron tocar a la gimnasia. Quizás hay unos pocos que se creen los dueños de estos deportes más minoritarios. Es una reivindicación de que tenemos voz y voto y que sí que hay mucha gente detrás de este deporte. Espero que esto suponga un impulso. Estoy dando el máximo de lo posible, porque es muy importante para mí.