Una constructora deja plantada al Celta en mitad de unas obras

La empresa Civis Global ha roto el acuerdo con el club vigués por desavenencias económicas y ha dejado las obras de la nueva sede paralizadas.

Qué.es 28 de julio de 2017

El presidente del Celta de Vigo, Carlos Mourinho, se enfrenta ahora a otra batalla después de sellar las paces con el Ayuntamiento de la ciudad. Ahora el conflicto está con la constructora que está realizando las obras de la nueva entidad celeste, Civis Global, que ha roto el acuerdo con el club por las continuas diferencias económicas y que afectan al proyecto.

Hace dos años, el Celta compró un inmueble de la Calle Príncipe, una de las calles más concurridas de la ciudad viguesa por cinco millones y que pertenecía al Círculo Mercantil para instalar su nueva sede en dicho bloque. La mudanza hacia la zona centro de Vigo se produjo a finales de 2016.

La constructora Civis advierte de que no se plantea a renegociar las condiciones económicas después de las continuas contradicciones que mantiene el club celeste en torno al proyecto y que según a su juicio se están produciendo. 

De no resolverse este conflicto, se podría hacer por los juzgados y la presentación de las oficinas, la tienda oficial, el gimnasio y la residencia de la cantera será una incógnita si no consigue resolver sus desaveniencias con Civis Global.