Villar pretende continuar al frente de la Federación

En vistas de que sus directivos podrían gobernar de forma interina, el todavía presidente pretende alargar cuatro años más su mandato.

Qué.es 25 de julio de 2017

La Operación Soulé todavía sigue dando que hablar, y lo hará en los próximos días. A pesar de que el Consejo Superior de Deportes dará la orden de suspender a Ángel María Villar de su cargo, fuentes cercanas a la Junta Directiva actual sostienen que el presidente no está por la labor de renunciar al cargo de presidente a pesar de haber sido detenido por los diversos delitos que se le han imputado, como corrupción entre particulares y falsedad documental.

Según destapan algunos medios de comunicación, Villar podría jugar la baza de imponer a la fuerza un sistema de suplencias dentro de la Federación, una ley que le permitiría garantizar la continuidad de aquellos miembros de la Junta afines a su gestión que no han sido detenidos dentro del marco de la Operación Soulé, como Marcelino Maté o Esther Gascón.

En caso de producirse, Ángel María Villar podría seguir gobernando en la sombra, moviendo los hilos de la Federación a su gusto desde fuera. Esta medida del sistema de suplencias tiene validez, puesto que según los estatutos de la Federación, la Junta Directiva no está en la obligación de convocar elecciones hasta el segundo semestre del año de la finalización de la actual legislatura, que sería en 2020.

Sin embargo, al presidente no le puede inhabilitar el Consejo Superior de Deportes. Tan solo puede hacerlo el TAD, institución encargada de la inhabilitación de cargos. El CSD es la representación que podría cambiar el reglamento de la convocatoria de elecciones, lo que conllevaría a un choque institucional con el COE.

De esta manera, Villar tiene "todo atado" de pies y manos para gobernar durante años la Federación desde la prisión de Soto del Real, siempre y cuando renuncie de una vez por todas a su cargo de manera voluntaria.