El bonito gesto de Nadal: Así pierde un campeón

Rafa Nadal no pudo levantar el partido frente a Gilles Muller en el quinto set y se queda fuera en octavos. El campeón de Roland Garros tuvo el sensacional detalle de esperar a Muller y posteriormente firmar autógrafos.

que.es 11 de julio de 2017

Rafa Nadal se quedó a las puertas de pasar a cuartos por la puerta grande. El manacorí cayó en el quinto set ante Gilles Muller por 3-6, 4-6, 6-3, 6-4 y 15-13. Se trata de la primera vez que el luxemburgués pasa a cuartos de final en Wimbledon, y 12 años después volvió a ser el verdugo de Nadal.

El tenista español llevaba un récord de 28 sets seguidos desde que comenzó el torneo, pero Muller frustró sus planes desde el inicio. Se puso dos sets a cero arriba y fue el rival que más incomodó a Nadal, obligándole a dar lo mejor de sí mismo. El de Schifflange hizo del saque su arma más letal para desarmar a Nadal, y también ganó puntos decisivos en la red. Por su parte, Rafa levantó de forma heróica el tercer y cuarto set igual que Muller ganó los dos primeros con dos breaks en cada set para llegar vivo a la última ronda.

La suerte no le acompañó en el último set a Rafa, que salvó dos match-ball, el primero con 4-5 y el segundo con 9-10. Pero después de varios juegos en los que ganaron ambos su saque, Nadal sucumbió en el 28º set con un golpe de derechas paralelo que se quedó en la red.

Rafa se despedía de Wimbledon siendo uno de los grandes favoritos para ganar el torneo y en el mejor momento del año después de ganar anteriormente Roland Garros. Pero no se fue de cualquier manera. El de Manacor esperó a que Gilles Muller terminase de celebrar la victoria para retirarse juntos de la pista 1 del All England Club, y acto seguido, se quedó posteriormente firmando autográfos a los aficionados asistentes en el partido.

Roger Federer y Andy Murray ya están en cuartos. Sus rivales serán el estadounidense Sam Querrey y el canadiense Milos Raonic respectivamente. Novak Djokovic se enfrentará a Adrian Mannarino esta tarde por falta de luz solar para jugar, debido la larga duración del partido entre Nadal y Muller.