Morata evita la primera derrota de Lopetegui

Un gol del jugador del Real Madrid en el 87 forzó el empate ante la aguerrida y seria selección Colombia y mantiene invicto a Lopetegui. Piqué dividió a la grada de la Nueva Condomina y James salió ovacionado.

Jaime Mateos 8 de junio de 2017

Ambos conjuntos se tomaron muy en serio el intenso y físico duelo amistoso y finalmente consumaron un empate a 2, justo y merecido. España solo fue superior en las últimos compases y en el primer tramo del encuentro, cuando en el minuto 21 se adelantó en el marcador por medio de David Silva asistido por Pedro. A partir de ese tanto, Colombia se quitó la timidez y adelantó líneas. James, hasta entonces desaparecido, comenzó a obtener protagonismo y su futbol iluminó al combinado cafetero. Sin embargo, el tanto del empate de los colombianos no llegó por una genialidad de James, Falcao o Cuadrado. Un balón dividido en la frontal del área sembró la duda a Piqué, Azpilicueta y Reina. El uno por el otro, nadie atacó el cuero, el portero del Nápoles no salió y de la zozobra se aprovechó Edwin Cardona para igualar el marcador.

Al descanso España quemó tres cambios, dos de ellos por lesión. Iniesta y David Silva se marcharon con molestias para dar entrada a Saúl y a Asensio. Monreal también entró para sustituir a un desacertado Jordi Alba.

El encuentro para la selección se fue torciendo, ante una selección colombiana que dominó los primeros minutos del segundo asalto. El gol que rompía el empate tuvo a los mismos protagonistas españoles que en el primer tanto de Colombia: Corner botado por James Rodríguez, Reina duda en la salida, Azpilicueta pierde la marca de Falcao y el delantero del Mónaco remata de cabeza para adelantar a los suyos.

Solo un arreón final, con Morata, Deulofeu y Vitolo en el once, permitió a España empatar. El seleccionador jugó con defensa de tres los últimos minutos, sustituyendo a Piqué, que se marchó entre los habituales pitos y los defensivos aplausos que buscaban acallar a los críticos. Paradójicamente, un jugador extranjero como el centro campista del Real Madrid, James, se marchó ovacionado por los aficionados cafeteros y por buena parte de los españoles allí presentes. El central del Barcelona no pudo decir lo mismo.

En el 87 llegaría el tanto del empate. Saúl centró desde la banda izquierda con la pierna izquierda y Morata, realizando un remate de cabeza en carrera, cruzaría el balón lejos del alcance de Ospina para colocar el definitivo empate a dos. Unas tablas que mantiene invicta a la roja desde que Lopetegui se hizo cargo del combinado nacional. Siguiente paso, Macedonia. Un encuentro que probablemente no otorgue la clasificación pero de no ganar, podría complicarla.