El Atlético acaricia el objetivo de ser tercero

Victoria del Atlético por la mínima (1-0), gracias al solitario gol de Saúl Ñíguez. Los de Mendilibar merecieron algo más.

Daniel García Cuartero 6 de mayo de 2017

Tras la debacle del martes en el Bernabéu, volvía la liga en el Calderón para lamerse las heridas, antes de la épica remontada que necesitan los rojiblancos este próximo miércoles ante el Real Madrid.

La afición colchonera no falla nunca y con un tifo en el que se podía leer "Combato y me levanto", dejaban claro que ya están preparados de cara a la batalla. Pero antes de la Champions, tocaba hoy cerrar prácticamente el tercer puesto sobre todo tras el empate de ayer del Sevilla.

Con las consabidas bajas que arrastraba el Atlético, Simeone colocó a Thomas en el lateral y a Carrasco al lado de Griezmann.

Pero la tarde no iba a ser plácida para la parroquia de la ribera del manzanares y es que el rival de hoy, era el Eibar, un equipo con todas las letras y que siempre compite. El inicio fue para los armeros y es que los rojiblancos aún llevaban la pesada carga a sus espaldas; hasta el minuto 15 el dominio visitante fue bastante claro, con alguna ocasión para Inui. Pero a partir de una falta de Griezmann en la que vió amarilla y tras la reprimenda del francés a sus compañeros por la manera en la que habían empezado el partido, los de Simeone empezaron a manejar el juego.

Koke pudo marcar un gol olímpico tras sacar un córner desde la derecha de Yoel pero el portero atento salvó a su equipo. En el 31 jugada polémica y es un buen centro de los locales al área del Eibar era interceptado claramente con la mano por parte de Ramis, el colegiado no señalo nada. El siguiente en crear peligro fue Carrasco, que tras una gran acción individual marraba el remate a puerta. Se llegaba así al descanso con otra buena oportunidad de Saúl que no acertaba con el marco de Yoel.

Empezaba la segunda mitad y Simeone dio entrada a Fernando Torres en lugar de Nico Gaitán , el argentino pasó inadvertido durante los 45 minutos que jugó.

La primera en la segunda parte la tuvo Pedro León que se aprovechaba de un mal despeje de Filipe Luis para quedarse frente a Oblak, pero el remate del murciano se marchaba por encima del larguero. Respondía Carrasco con otro disparo también desviado.

En el 56 Filipe Luis pudo adelantar al Atlético, el lateral recibía un buen pase filtrado al área pero su disparo ajustado al poste era interceptado por Yoel.

Un minuto después jugada polémica precisamente de Filipe y es que en una acción bastante fea pisaba la espalda de un rival, el árbitro señalaba falta pero no sancionaba al lateral que podía haber sido expulsado ya que pocos minutos antes había visto la primera tarjeta amarilla.

Tras unos minutos de cierta indecisión de ambos equipos, llegaba el gol de los rojiblancos, Godín dejaba su zona para entrar como interior zurdo, el uruguayo ponía un centro raso a la frontal, para que Saúl Níguez entrando desde segunda línea marcara ajustando el balón al poste de Yoel, que no pudo hacer nada. Minuto 69 y el primer de la tarde, un gol muy celebrado por todos, incluidos Godín y Simeone que se fundían en un gran abrazo.
Alguna llegada más de ambos equipos y Simeone que empezaba a dar algo de descanso a sus hombres, ya que en el 80 Tiago entraba por Carrasco. El partido parecía controlado.

Pero el último cuarto de hora de partido iba a ser una auténtica locura, primero Juncá pudo empatar pero su disparo era bloqueado por la zaga atlética. Un minuto después Escalante de cabeza hacía trabajar a Oblak. Simeone quitaba a Griezmann y ponía Correa para buscar contras con el argentino. Pero al filo del 90 el partido se complicaba para los locales ya en entre el 89 y el 92 Gdín vería dos amarillas y por tanto era expulsado por Fernández Borbalán.

Pero este Atlético tal y como dijo ayer en sala de prensa a madurado y sin llega según él a niveles de los mejores de Europa, sabe manejar estos resultados y es que Juncá en el 94 remataba sólo dentro del área y Tiago salvaba en la línea. Algunos recordamos épocas en las que hoy el partido habría terminado 1-1 con gol en propia puerta, o alguna otra fatalidad. Pero este equipo tiene oficio y casta. Así se llegaba al final con la victoria del Atlético de Madrid que certifica su participación en Champions el año que viene, y que se coloca a cinco puntos por encima del Sevilla, con tan sólo dos jornadas por disputar por lo que el tercer puesto parece suyo.

Al final del partido la afición se mantuvo en el estadio para alentar a sus jugadores para intentar el sueño casi imposible de remontar al Real Madrid, un duelo a todo o nada en el último partido de Copa de Europa en el Vicente Calderón.