El Atlético de Madrid mereció más ante el Villarreal

Victoria del Villarreal (0-1) al más puro estilo del Atlético de Madrid, con un solitario gol de Roberto Soriano en el minuto 82. La pelea por la tercera plaza sigue viva a falta de cuatro jornadas.

Daniel García Cuartero 26 de abril de 2017

Gran ambiente en el Calderón tal y como había pedido Simeone para un partido decisivo de cara a quedar terceros, y el día que el club del Manzanares cumplía 114 años, algo que recordaron con diferentes pancartas de momentos históricos en el Vicente Calderón. Pero hoy la infatigable afición rojiblanca no fue suficiente para vencer al Villarreal, los castellonenses se pusieron el mono de trabajo y con un estilo muy similar al que suele caracterizar a los atléticos, defendieron bien y marcaron en uno de los pocos errores de los locales.

En el Atlético de Madrid varios cambios en el once se caían Torres y Carrasco y entraban Correa y Gaitán, además de Giménez en el lateral derecho.

Fran Escribá rotó a su equipo tal y como avisaba en sala de prensa y en punta ponía a Sansone y Adrián y en el lateral derecho Rukavina.

El Villarreal comenzó el partido tratando de tener la posesión y manejar el tiempo del partido. Pero el Atlético de Madrid sólo aguantó diez minutos el ritmo cansino de los visitantes. Ya que en el 11 Correa dispondría de la primera ocasión pero el guardameta Andrés Fernández detendría el disparo del argentino, gran partido del portero amarillo.

Un minuto después sería Saúl el que remataría de cabeza un buen centro desde la izquierda llegando desde atrás, pero el balón salía centrado y fácil para Andrés Fernández.

El Villarreal perdía muy rápido el balón y el Atlético con una buena presión y una gran intensidad arrinconaba al submarino amarillo en su propio campo.

Seguían llegando las ocasiones y en el minuto 32 Griezmann disparaba de forma fantástica pero de nuevo el portero respondía perfecto, al rechace llegaba Nico Gaitán, pero su remate era repelido de nuevo, esta vez a saque de esquina.

Así se llegaba al final de la primera mitad con la sensación de que el Villarreal se iba vivo al descanso, gracias sobre todo a su portero.

Empezaba la segunda parte, pero el guión no cambiaba, los locales avasallando al Villarreal que se encerraba buscando la contra que le diera la victoria.

En el 54 un balón suelto le caía a Nico Gaitán que se quedaba sólo frente a Andrés Fernández que en una de sus mejores noches como jugador amarillo desviada el remate a córner.
Gaitán no tendría más ocasiones ya que Simeone en el 56 le sustituía por Carrasco, al igual que a Correa que dejaba su sitio a Gameiro.

Estos cambios provocaban que el dominio fuera aún mayor, pero para contrarrestar Escribá daba entrada a a Roberto Soriano, el héroe de la noche, en lugar de Adrián.

Poco duraría el efecto del cambio de Carrasco y es que una fuerte entrada provocaba una mala caída de Carrasco y una lesión en la clavícula derecha de la que está siendo sometido a pruebas en el hospital, pero parece complicada su participación en la ida de semifinales de la Champions League ante el Real Madrid, el próximo martes.
Por el lesionado Carrasco entraba Torres, que nada más salir estuvo a punto de marcar con un buen remate de cabeza que se marchaba cerca del poste derecho de la portería del Villarreal.

En el 76 el partido cambiaba de forma radical y es que Escribá daba paso a Bakambu, el delantero congolés daba aire fresco y sustituía a un insulso Sansone.

Bakambu provocaba la primera jugada de peligro para el Villarreal en todo el partido en el minuto78 con un balón que dejaba a Roberto Soriano y el disparo del italiano era bloqueado por la defensa, era un aviso para lo que vendría cuatro minutos más tarde.

Balón en largo de Andrés Fernández que llegaba a pies de Filipe que no despejaba bien, de esto se aprovechaba Bakambu que robaba y llegaba a línea de fondo, la ponía dentro del área pequeña y Roberto Soriano marcaba a placer. Minuto 82 y golpe definitivo del Villarreal al Atlético de Madrid.

Ya no hubo más ocasiones pero sí pitos a Iglesias Villanueva por un arbitraje controvertido y decisiones que no agradaron a los rojiblancos, posible penalti por mano de Bruno, y pitar el final al final de ambas partes con faltas ya botadas por los atléticos.

Así a falta de cuatro jornadas el Atlético de Madrid se mantiene tercero con 68 puntos, tres más que el Sevilla que juega mañana; y el Villarreal quinto con 60 puntos a cinco de los hispalenses y cuatro por encima del Athletic Club de Bilbao.