El Atlético de Madrid golpea primero

Victoria del equipo rojiblanco (1-0) ante el Leicester, en un partido que dominó de principio a fin y que decidió Griezmann desde los once metros.

Daniel García Cuartero 13 de abril de 2017

El Atlético de Madrid vence y convence; buen partido de los de Simeone ante un Leicester que en ningún momento inquietó a los rojiblancos.

Pronto se demostraría que el Atleti quiere la Champions y que no va a cejar en su empeño de lograrla, a los cinco minutos Koke estrellaba un gran disparo en el larguero de la portería de Kasper Schmeichel, primer aviso para los ingleses.
Más tarde serían Griezmann y Saúl los que probarían fortuna pero sus disparos se marchaban desviados.

En el minuto 27 el partido se ponía de cara para el equipo español, una falta fuera del área, terminaba con Griezmann cayendo dentro del área del Leicester y era interpretada por el colegiado, Jonas Eriksson, como penalti. Antoine Griezmann se marchaba en velocidad de Albrighton, el jugador inglés interrumpía la carrera del francés, y penalti para los atléticos, además de amarilla para el futbolista del Leicester.

Momento clave para todos los atléticos y para el propio lanzador, ya que las últimas penas máximas no habían sido satisfactorias y menos en Champions, dónde el recuerdo de Milán sigue presente. Pero en este momento de la temporada el 7 rojiblanco se encuentra en un estado de forma espectacular y no le tembló el pulso o la pierna en este caso a la hora de lanzar el penalti; balón a la derecha del portero para engañarle y 1-0 en el marcador del Vicente Calderón.

Con la seguridad del gol el Atlético de Madrid mantuvo el control y buscó el segundo gol que sentenciara prácticamente la eliminatoria.

Koke tuvo en sus botas el 2-0 antes del descanso pero su disparo se marchó rozando el poste de la portería de Schmeichel.

Llegábamos así al descanso sin que los ingleses disparasen siquiera a puerta y con un dato muy significativo y es que el atleti dominaba la posesión 64 a 36. Planteamiento excesivamente defensivo el que puso Craig Shakespeare sobre el césped del feudo atlético.

Comenzaba la segunda parte y el entrenador del Leicester movía ficha y sacaba del campo al japonés Okazaki y daba entrada a Andy King para reforzar el centro del campo, ya que Koke, Gabi y Saúl monopolizaban la zona ancha del campo. Pero el cambio no surtió efecto alguno.

El segundo tiempo no tuvo historia y es que parecía que los visitantes se conformaban con sólo encajar un gol, y el atlético llegó un momento en el que el 1-0 les parecía más que suficiente.

Muchos saque de esquina a favor del atleti, hasta 8 sacaron los de Simeone por sólo 1 de los ingleses.



Uno de los momentos importantes de la segunda mitad tuvo lugar en el minuto 58 cuando Huth vio tarjeta amarilla, esta tarjeta no le permitirá jugar la vuelta, una baja muy importante de cara a la semana que viene. Y que se une a la Wes Morgan, por tanto los centrales titulares serían baja.
Esta segunda parte fue un decálogo del atlético que permutó el equipo con Correa y Thomas, dando descanso a Carrasco y Torres.

Sin un sólo disparo a puerta en toda la segunda mitad se llegaba al final del encuentro. Gran victoria del Atlético de Madrid no sólo por el gol de ventaja sino también por dejar la portería a cero, de cara a la visita el próximo martes al King Power Stadium. Bien es cierto que el resultado es corto pero viendo la poca eficacia en ataque de los ingleses y la fiabilidad defensiva de los rojiblancos parece que los del Cholo Simeone tienen pie y medio en las semifinales de la Champions League.