España y el VAR se imponen 0-2 a Francia

Victoria merecida del equipo de Lopetegui, que fue superior al conjunto galo, gracias a los goles de Silva de penalti y de Deulofeu. Clave el video arbitraje, que anuló un tanto a Griezmann y concedió otro al extremo del Milan.

29 de marzo de 2017

Prestigioso triunfo en Saint - Denis de la selección española, en un partido amistoso donde se jugaban el honor y sumar puntos para el Ranking Fifa. Aunque un Francia - España nunca es un amistoso. El combinado de Julen Lopetegui logró una importante victoria (0-2) para seguir creciendo. Un encuentro que arrancó sin dominio claro, con llegadas para los dos equipos, donde Francia pudo sacar rédito del descontrol de los primeros minutos. La selección dirigida por Deschamps dispuso de dos ocasiones muy claras en los primeros diez minutos para adelantarse en el marcador. En la primera, De Gea evitó el tanto de Mbappé con una intervención sensacional con el pie del guardameta del Manchester United. En la segunda, Piqué sacó bajo la línea de gol un remate de Koscielny.

Pero poco a poco España fue despertando, sacando a relucir su libro de estilo para dominar a Francia con el manejo del balón. Iniesta avisó con una jugada individual muy típica del manchego, driblando a tres rivales simplemente fintando con la cintura en un espacio minúsculo. El jugador del Barcelona desaprovechó otra ocasión de marcar en un mano a mano con Lloris. Iniesta no estaba atinado de cara al gol pero el 6 de España brillaba sobre el tapete verde de Saint-Denis. Como todo el equipo. Francia se conformó con parapetarse en defensa y buscar el contragolpe, mientras los hombres de Julen gozaban de la posesión y del control del partido. Con Busquets dando un recital de trabajo, de cómo jugar al futbol de forma impecable y que parezca fácil y de proteger el balón como pocos centrocampistas saben hacer. Pedro muy activo, Isco y Morata moviéndose por todo el campo, y Koke demostrando que, tanto para destruir como para construir, es un centrocampista muy equilibrado.

La primera parte no dejó mucho más, y lo que ocurrió en el segundo tiempo es historia del fútbol. Minuto 47 de partido, y Francia, que había salido mucho más enchufado que España tras el descanso, se adelantó con un gol de Griezmann, tras un centro de Jallet dirigido a la cabeza de Gameiro, y que con la testa, asistió a su compañero en el Atlético de Madrid. Mientras el "Principito" celebraba su tanto, el colegiado del encuentro lo anulaba a instancias de la mesa del video arbitraje. La realización se había percatado de un doble fuera de juego de los dos jugadores del Atlético que había pasado desapercibido para el linier.

Continuaba de esta forma el 0-0 y aunque la selección francesa había arrancado mejor tras la reanudación, gracias a la sustitución de Rabiot en lugar de Bakayoko.

Lopetegui también movió el banquillo, dio entrada a Deulofeu, Thiago y Silva, y el devenir del encuentro volvió a cambiar a favor de España. El extremo del Milan forzó un penalti cometido por Koscielny, y que anotó David Silva desde los once metros.

Con el 0-1 y nueve minutos después, España culminó una contra letal, espectacular y fulgurante, iniciada por una ruleta con pase de incluido de Busquets a Jordi Alba, que realizó una pared con Morata para posteriormente centrar directo al segundo palo. El colegiado anuló el tanto en primera instancia por fuera de juego y de nuevo, el VAR intervino para impartir justicia. El linier anuló mal el tanto por posición antirreglamentaria y el vídeo arbitraje corrigió de nuevo el fallo de los colegiados.

Noche histórica para el fútbol, donde el estilo tradicional que convirtió en campeón del mundo a España en 2010 se tocó con una fórmula innovadora que rompe con el deporte rey tal y cómo los conocemos. El VAR acabará con las tertulias de bar, sobre polémicas arbitrales y facilitará la labor al gremio de los colegiados. Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para el deporte rey.