El Real Madrid pasa a cuartos con un Ramos salvador

El Real Madrid jugó uno de los peores partido de la temporada, ante un Nápoles que con un público entregado puso el miedo en el cuerpo de los madridistas. El capitán del Madrid volvió a rescatar a su equipo en dos goles de córner. Los blancos se clasifican para los cuartos de final de la Champions League por séptimo año consecutivo.

Daniel García Cuartero 7 de marzo de 2017

El Madrid volvió a demostrar la falta de ideas en su juego, no tiene un plan b y lo fía todo a balones laterales o jugadas a balón parado.

El Nápoles desarboló a los blancos con una presión alta que no sorprendía a nadie, salvo a los hombres Zidane, todavía le queda mucho que aprender al técnico francés.

Los napolitanos combinaron en el medio ante la pasividad de Kroos y Modric y la falta de intensidad en la presión de Ronaldo y Bale, uno de los peores partidos que se le recuerdan a Cristiano Ronaldo.

Así Casemiro se encontraba con los cuatro hombres de ataque del Nápoles combinando delante de él y sin ayuda alguna.
Zidane no parecía darse cuenta de esto ya que no realizó ningún tipo de variación, mientras el conjunto de Sarri arrinconaba al Madrid en su propio campo.

Y cuando parecía que los merengues conseguían sacudirse la presión, una gran combinación entre Hamsik y Mertens, acababa en el gol del belga. Otra vez Casemiro se quedaba sin ayudas, y Mertens ganaba la espalda a Carvajal, Pepe no pudo evitar el remate cruzado del jugador del Nápoles que batía a Keylor Navas. Minuto 24 1-0 , y los locales a un sólo gol de clasificarse.

Cinco minutos después la tuvo Cristiano Ronaldo, pero la envió al poste después de regatear a Pepe Reina; gran balón al hueco de Benzema que dejaba a Ronaldo ante el portero español, pero el portugués no acertaba tras deshacerse del guardameta del conjunto italiano.

Hasta aquí el peligro del Madrid durante toda la primera mitad, ya que no combinaban y sólo buscaban balones en largo sin precisión alguna. Mertens en el 38 estuvo a punto de poner el 2-0 al descanso pero su remate pegó en el palo derecho de la portería de Navas.

Se llegaba así al final de la primera mitad, con un Madrid sin soluciones y con un juego rudimentario, ante un Nápoles que con una defensa frágil y un ataque rápido y vertical, estaba dominando totalmente a los blancos, que hoy vestían de negro.
Comenzaba la segunda parte sin cambios, pero con un Real Madrid algo mejor situado, Benzema realizaba un buen disparo tras una buena presión alta, y después Mertens ponía la réplica.

Pero en el minuto 51 la historia se repetía, un córner de Toni Kroos desde la izquierda era rematado por Sergio Ramos que hacía el 1-1. Otras vez el capitán aparecía al rescate de su equipo y de su técnico, esa fe inquebrantable del jugador de Camas, que no tiene explicación alguna.

Pero el show del sevillano no terminaba ahí ya que en el 57 de nuevo marcaba en otro saque de esquina. Kroos centraba desde la derecha y Ramos aparecía completamente sólo para rematar, su cabezazo intentaba despejarlo Dries Mertens, pero el balón se colaba en la portería italiana. 1-2 y el Madrid clasificado definitivamente.

Lo de Sergio Ramos es para hacer un estudio aparte (100 partidos del central en Champions), pero Zidane debería buscar alternativas, porque no siempre la suerte o la garra de Ramos van a ser suficientes.

A partir de aquí el Nápoles se diluyó, y es que el mazazo de los dos goles fue un golpe muy duro.

Los dos técnicos movieron sus banquillos, pero el Madrid ya dominaba el partido sin grandes alardes, pero sabiéndose en la siguiente ronda.

En el descuento Morata pondría el 1-3 definitivo, tras un remate de Ronaldo que Reina pararía, pero el rechace quedaba muerto dentro del área y el madrileño no fallaba a portería vacía. Mismo resultado que en la ida en el Bernabéu.

El Real Madrid ya está en cuartos de final de la Champions League, a la espera de rival, pero mucho tienen que mejorar los blancos si quieren revalidar el máximo galardón europeo, algo que no ha hecho nadie antes.