Inglaterra de uñas con Pellegrini por arrancar el carácter inglés del Manchester City

Manuel Pellegrini tomó las riendas del Manchester City tras el tormentoso adiós de Roberto Mancini y su misión era convertir a los citizens en uno de los equipos más potentes de Europa. Para ello, el técnico chileno decidió borrar todo rastro clásico en el club para desarrollar una evolución en el futuro. Y ese desarraigo con lo clásico, supone también la ruptura con las viejas costumbres británicas, lo que juega en contra de los jugadores ingleses. Ellos son los grandes perjudicados por la política desarrollada por Pellegrini en el Etihad Stadium

Leer más en MediosDeportivos.com

MediosDeportivos.com/Qué.es 10 de marzo de 2014

Quizás Joe Hart sea el caso más llamativo. El portero estaba considerado como un intocable en el Manchester City. Era el elegido para acabar los males ingleses en la portería y el mejor de la Premier League en su puesto. Sin embargo, ha alternado suplencia con titularidad desde la llegada de Pellegrini. Sin embargo, su caso no es el peor. Otros muchos han caído en el más absoluto olvido bajo el mando del chileno. Milner disfruta de algún minuto de tanto en tanto, pero Rodwell, Micah Richards o Lescott se  encuentran marginados.

Jack Rodwell -92 minutos esta temporada en 2 partidos-: Estaba en pleno proceso de desarrollo mediático y su necesidad medular era tan evidente que la gran perla inglesa para ese rol, era el perfecto para desarrollar sus cualidades en un escenario creciente. Las previsiones reales nunca hubieran imaginado que, apenas un año y medio más tarde, el panorama
sea tan desolador para el que estaba llamado a convertirse en mediocentro titular de la selección inglesa a corto plazo. Un par de fallos clave en sus primeros meses, algunas lesiones y una enorme falta de apoyos de parte de la dirección deportiva, que incluso valoró cederlo este verano.

Micah Richards -161 minutos esta temporada en 3 partidos-: Es imposible no recordar la versión físicamente más impactante que jamás he visto de un adolescente, la de un chico salido de la cantera que iba a disputar sus primeros minutos en la élite de la Premier. Richards era y es un bisonte en su máxima expresión. El futbolista más dotado del mundo en cualidades
corporales, el más feroz, el más enérgico y, desde luego, el más vinculado al fútbol arcaico que tan poco gusta a Pellegrini.
De poder ser referencial, a seguramente, acabar jugando en cualquier equipo de mitad-baja en su país. Un 'adiós' paulatino para otro joven por el que muchos preguntan si sigue siendo parte de la plantilla.

Joleon Lescott -674 minutos esta temporada en 8 partidos-: Internacional consagrado y fijo en los planes de aquellos que querían seguridad en su pareja de centrales para muchos años. Con Pellegrini la competencia acabó por condenarlo a un rol terciario y solo su altísima ficha le ha permitido mantenerse en el equipo este curso, algo que parece no seguirá ocurriendo
más allá del verano.