Luis Piedrahita: "Luis es un tío que habla de cosas de las que no suele hablar la gente"

Luis Piedrahita me sufrió y a lo lindo, o al menos la primera impresión que le causé debió ser la de que estoy un poco loco, pero vamos por partes y situémonos. Una semana atrás en el programa de radio que dirige Fernandisco en Qué!Radio iba a recibir la visita del gran Luis Piedrahita, y nada más sonar las campanas de las 9 en punto de la mañana se presentó Luis como un clavo en nuestros estudios. Tras mi primera reverencia le serví un café de capsula (no me llega para más) y casi sin que pudiera sentarse le pedí que me acompañara porque quería fingir que le gritaba por la ventana (desde un cuarto piso) y que lo aupaba con mi gran fuerza de vasco. Pues bien, sin tiempo de poder explicarle porque tenía que entrar en antena, le balbuceé mi plan (lógicamente no me entendió nada, porque me expliqué realmente mal) mientras le cogía del brazo y me lo llevé a la ventana y empecé a gritar, ¡Hola Luis! Y como no, sin saber de qué trataba el asunto me siguió el rollo y lo hizo mejor que yo.
Una vez en el estudio y a micrófono cerrado ya nos situamos todos, comenzó la entrevista y las risas, y Luis ya se pudo tomar el café tranquilo... más o menos.

W.L. 30 de noviembre de 2016

¿"After Work" o "Pintxo Pote"?

Como palabra es más bonita Pintxo Pote

¿Cine o Teatro?

No hay que elegir, es como que te digan papa o mama. En el cine se sufre muchísimo en el rodaje y se disfruta en el visionado. En el teatro se disfruta todo el rato.

¿Calzoncillos o "Bóxers"?

Hay ocasiones u ocasiones. Hay ocasiones que demandan calzoncillos, siempre y cuanto te refieras al slip prietito que apelmaza el escroto, como para andar en bicicleta o para llevar pantalones ceñidos. Y el "bóxer" es más para los momentos de tranquilidad. Yo es que soy muy poco dicótomo, soy de A cuando es con A, y B cuando es con B.

¿Palmera o roble?

Roble está guay.

¿Coco o piña?

Piña, pero sabes lo que estaría mejor, mezclarlos. Me encantan las dos.

¿Tu mejor recuerdo?

Siempre son momentos con amigos haciendo cosas espectaculares.

¿Tu peor?

Recuerdo alguno, pero no es bonito comentarlo.

¿Situación embarazosa?

Miles, de hecho no recuerdo ninguna situación que no sea embarazosa. De las mejores, estar agazapado esperando para asustar a un amigo y la persona que dobló la esquina no era mi amigo y se comió el susto otra persona.

Si te digo amor ¿Qué te viene a la cabeza?

Muchísimas cosas.

Y si te digo Walter

Luis.

¿Walter o Luis?

Walter.

¿Cómo se resume Luis Piedrahita?

Me resumo como un tío afortunado, porque he tenido la suerte de poder dedicarme a todas esas cosas que siempre me han apasionado como el cine, el teatro, el humor, la magia y la escritura.

¿Dónde reside tu secreto?

No hay ningún secreto. Es el público quien me ha ido renovando el contrato año tras año, porque son ellos quienes deciden si puedes seguir haciendo televisión, grabar otra película, escribir otro libro, o si puedes preparar otro espectáculo. Es el público el que te renueva el contrato después de cada actuación, y me siento afortunado no sólo por haber podido catar todas esas disciplinas, si no tremendamente afortunado porque el público me ha renovado el contrato y he podido seguir haciendo lo que me gusta.

Si tú fueras un amigo o familiar cercano de Luis Piedrahita, ¿Cómo lo describirías?

¡Caray! Es una pregunta curiosa, lo describiría como un tío que habla de cosas de las que no suele hablar la gente.

¿Y cómo se describe Luis Piedrahita a sí mismo?

Me describo como un tío que intenta hacer lo que hace un poquito mejor cada día.

¿Tu espectáculo con tres palabras?

Muy muy divertido.

¿Qué artista es el que más te ha llamado la atención a lo largo de tu carrera?

Han sido varios los artistas que me han impresionado, como por ejemplo Will Smith con su buen rollo y alegría. Tampoco me olvido de Tom Cruise porque en su mirada y actitud te das cuenta que sigue siendo un niño. También me sorprendió Peter Coyote al ser un tío de verdad, un tío super auténtico. Luego, por ejemplo está Martin Sheen, que es un tipo mayor y que cuando vio la magia tenía un brillo en la mirada de niño, y un tipo que a los más de 70 años sigue sorprendiéndose de un juego de magia, no tiene palabras. A mí me gustaría ser así.

¿Qué le dirías a alguien que quiere ser cómico o escritor?

Qué se lo piense dos veces jajaja. Les diría que intenten hacer lo que hacen cada día un poquito mejor, porque el público es cada vez menos indulgente. Uno no puede seguir haciendo las cosas como las hace, sino que tiene que mejorarse, y el único competidor que tiene es su obra anterior. De modo que mejorarte día a día es la única manera que tienes de mantenerte.

¿Cuántas horas al día trabaja Luis Piedrahita?

Entre 25 y 24 horas.

¿Qué diferencia ves entre España y Latinoamérica?

Argentina lo conozco algo mejor porque llevo muchos años trabajando en un programa de radio y colaborando con algunos de los humoristas más importantes del país. Y en el tiempo que he estado allí, me he dado cuenta de que hay un apetito muy voraz por todo lo que venga de fuera. Yo llego allí y no me conoce casi nadie, y aun así se llena un teatro de 800 personas y además se llenan varios pases. Y esto, no es mérito mío, esto lo quiero dejar muy claro. Esto es porque el argentino tiene una inquietud por todo lo que viene de fuera.

¿Y cómo valoras España?

En España es muy raro que se muestre tanta pasión con los espectáculos de otros países. Eso sí, el público de aquí es muy fiel, te acompaña a todos los espectáculos. Yo me encuentro espectáculo tras espectáculo con la misma gente, los veo crecer, los veo tatuarse, cambiarse el pelo, los veo engordar, adelgazar, los veo con distintos novios y novias, y me encanta que el público sea así de fiel.

Termina la entrevista con una palabra

Amígdala.