La Voz vuelve con sorpresas y un Antonio Orozco "con más miedo que vergüenza"

La segunda edición de la versión española de "La Voz", el concurso de talentos vocales que en su debut en televisión se convirtió en uno de los espacios de entretenimiento más vistos de la última década, volverá en septiembre a Telecinco con "muchas sorpresas" y un nuevo "coach", Antonio Orozco.

Madrid, EFE 15 de julio de 2013

El barcelonés, que dice sentir "más miedo que vergüenza", ocupará el cuarto sillón del programa como director de equipo en sustitución de Melendi, que no sigue por un cúmulo de factores, sobre todo problemas de agenda, han asegurado sus responsables.

Ha sido en una multitudinaria rueda de prensa junto a los que sí repiten, los presentadores Jesús Vázquez y Tania Llásera y los demás "coaches": Rosario, Malú y el flamante ganador de la anterior edición, David Bisbal, que no pensaba participar de nuevo.

El almeriense anunció que se tomaría un año sabático tras el final de su gira en marzo, pero cambió sus planes y en abril comenzó a preparar el que será su nuevo disco, una vuelta al pop "más actual", ha desvelado, con algunos apuntes inéditos.

Enfrascado en ese proceso creativo, fueron sus amigos de Almería los que le convencieron para que intentara compaginarlo y reeditar su victoria como "coach" de Rafa Blas, el primer ganador, prometiendo que esta vez dará "oportunidades a voces que puedan crecer" durante el concurso.

Sobre las novedades, los responsables del programa han soltado más incógnitas que certezas. "Habrá muchas sorpresas", sin descartar que repitan algunos aspirantes, y "nuevas reglas" que se irán desvelando conforme avance el concurso, en antena desde mediados de septiembre.

El encuentro de hoy con los medios se ha producido un día antes de que comience a grabarse la primera fase, las llamadas "Audiciones a ciegas", que se emiten en diferido y que contarán con una entrega más.

Más de 15.000 personas se han presentado a las preselecciones y, de ellas, 130 pasarán por esas audiciones en las que los jurados deberán seleccionar a 64, guiándose solamente por el sonido de su voz, para conformar cuatro equipos de 16 participantes cada uno, antes de pasar a la siguiente fase.

"Este es un concurso de emoción y verdad", ha destacado Jesús Vázquez, que ha transmitido una "gratitud inmensa" al público de "La Voz", que tuvo una media de 5.169.000 espectadores en su anterior edición y un 34 por ciento de cuota de pantalla.

Otro de los registros históricos de seguimiento del programa se encuentra en Twitter, como bien sabe Bisbal, protagonista de muchos de los comentarios de esta red social. "Puede llegar a ser duro", ha reconocido, aunque encuentra "más factores positivos que negativos".

"Nos van a dar por todos lados, pero estamos preparados para que nos digan de todo", ha dicho al respecto Rosario, que dice guiarse por la búsqueda de "verdad" en los cantantes y que ha asegurado que en la composición de su equipo en esta segunda experiencia será "más durilla".

Malú, por su parte, se ha mostrado "muy feliz" de repetir y ha agradecido al programa que contara de nuevo con ellos. La madrileña, que acompañó hace años a Orozco en el famoso dueto del tema "Devuélveme la vida", ha vaticinado además que, con él, "lo vamos a pasar bien".

De momento, Orozco ha hecho gala ya hoy de su honestidad, al relatar cómo se había tenido que poner unas botas y el "sudorcillo energético" de David Bisbal después de olvidarse las suyas en casa. Y así, calzados y listos todos para la carrera, ya pregonan por los pasillos de Telecinco: "Vuelve La Voz, corre la voz".