La caricatura política desafía a diario la violencia en Centroamérica

Gran parte del mapa de Centroamérica está teñido de violencia y corrupción, a las que enfrentarse no sólo requiere valor, sino humor con inteligencia, como lo han mostrado durante el último cuarto de siglo tres conocidos caricaturistas de esa región invitados a exponer sus trabajos en Suiza.

Ginebra, EFE 6 de marzo de 2013

En países donde la democracia formal soslaya una descomposición social que alimenta la violencia urbana y la corrupción a todo nivel, la caricatura política "plantea el verdadero debate democrático entre los ciudadanos de a pie", dice Norman Allan Sauceda (Honduras, 1970), conocido en el mundo de las viñetas como "McDonald".

"Decir a las autoridades cuáles son sus errores con burla es un arma muy poderosa", agrega en el recinto donde tiene lugar el Festival de Cine y Foro de Derechos Humanos, que desde hace once años se celebra en Ginebra y al que McDonald ha sido invitado a participar junto con dos colegas de El Salvador y Guatemala.

En ese evento, un debate sobre Centroamérica dejó perplejo a Ricardo Clement (México, 1962) -quien dibuja bajo el seudónimo de "Alecus" en el salvadoreño "Diario de Hoy"- por la escasa información entre el publico europeo sobre la situación de su región.

"La prensa internacional no habla de ello porque no es una guerra espectacular, sino como un chorro de agua que se deja correr y se va desangrando poco a poco. Estamos en un conflicto de nuevo tipo que no es convencional, sino del crimen organizado contra la sociedad civil que carece de la protección del Estado", sostiene en una entrevista con Efe.

Para Alfredo Morales (Guatemala, 1957), alias "Fo", caricaturista en "Prensa Libre", en Guatemala se libra "una guerra directa contra el narcotráfico", cuya influencia combinada con otros factores -como el clientelismo y las desigualdades sociales- han puesto a su país -pero también a Honduras y a El Salvador- en una situación de "ingobernabilidad total".

Alecus, Fo y McDonald han denunciado todo ello a diario a través de sus dibujos desde hace 16, 25 y 26 años, respectivamente, en un frágil equilibrio entre independencia, censura, necesidad de expresión y autocensura, que ninguno de ellos niega.

La cuerda terminó por romperse hace menos de dos meses en el caso de McDonald, quien fue despedido de "El Heraldo" por una caricatura relacionada con el golpe de Estado de 2009 y que criticaba de manera no tan velada al propio dueño del diario para el que trabajaba.

Probablemente fue la excusa que faltaba, pero el día de su publicación, el artista hondureño -cuya precocidad le llevó a empezar a dibujar en un periódico a los trece años- perdió su empleo, aunque sigue publicando en "The New York Times".

Alecus tampoco niega la censura, como la de no ver publicada la caricatura que había dejado lista el día anterior, mientras que Fo dice que la principal presión que ha sufrido recientemente ha sido la del crimen organizado, concretamente del cártel "Zeta 200", que le amenazó por sus dibujos.

McDonald ve como un problema la "virtud fatal que tiene la caricatura de hacer reír", lo que en su opinión hace que "la gente no las tome muy en serio", aunque también reconoce que "decir a los poderosos dónde se equivocan es un arma muy poderosa".

De pensar que una caricatura podía cambiar el mundo, Alecus piensa ahora más modestamente y comenta: "Hacemos poco, pero de poco en poco se logra mucho", mientras que Fo cree que se trata de un instrumento sin igual para "llegar al subconsciente de las personas, con un mensaje fuerte y sin necesidad de leer mucho".

La caricatura -como la prensa en su conjunto- está inmersa en un periodo de cambios rápidos y radicales, aunque estos dibujantes no las consideran como amenazas para la existencia de las viñetas políticas.

A este respecto, McDonald afirma que habrá "ideas nuevas" y apuesta por las caricaturas animadas.

Según Fo, internet y las redes sociales han abierto el mundo de las caricaturas a un público nuevo, y reconoce que gracias a Facebook ahora tiene más seguidores que antes, particularmente entre los jóvenes.

Algunas de las caricaturas más representativas de Alecus, McDonal y Fo, así como de otros dibujantes de su región, como Ham y Banegas (Honduras), Otto y Salomón (El Salvador), JotaCé, La Matraca, Juan Pensamiento y Filóchofo (Guatemala), y del suizo Chappatte, se exponen desde hoy hasta el 12 de mayo en Suiza.

Bajo el título "Plumas cruzadas, violencia y corrupción en Centroamérica", la Casa del Dibujo de Prensa de Morge acoge sus trabajos, que terminan siendo un homenaje a pueblos que soportan mucho y a una prensa que trabaja en peligro permanente.

Isabel Saco


Servicios recomendados

Aviso legal

Copyright © Titaniun Gourmet, S.L, Madrid. 2013. Datos registrales: constituida en Madrid e inscrita en el Registro Mercantil de Madrid el 19 de julio de 2011 al Tomo 29049, Folio 73, Sección 8, Hoja M 523089, inscripción 1ª - C.I.F.: . B- 86237815 con domicilio social en Calle Alfonso XI, 4 y correo electrónico de contacto webque@que.es. Incluye contenidos de la empresa citada, del diario Qué Copyright © Titaniun Gourmet S.L., y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.