La maqueta de dinosaurio más grande del mundo se instala en Soria

La maqueta más grande del mundo de un dinosaurio que se conoce -un "apatosaurio"- preside desde hace unos días el yacimiento de Miraflores, en Fuentes de Magaña (Soria), como reclamo para impulsar las visitas turísticas por la ruta de las icnitas en la comarca de Tierras Altas.

Fuentes de Magaña (Soria), EFE 16 de septiembre de 2012

Su alcalde, Dionisio Martínez, se propuso hace unos años esta iniciativa para darle la vuelta, junto con otras actuaciones, al progresivo abandono de su pueblo -entonces con menos de medio centenar de vecinos- y para ello pensó en el turismo paleontológico como uno de los posibles recursos al alcance de la mano.

"Queremos que la maqueta del dinosaurio sea el reclamo para que la gente se sienta atraída", ha apuntado.

La recreación del "apatosaurio" o "brontosaurio", un dinosaurio que vivió a finales del Jurásico, mide treinta metros de longitud y ocho metros de altura y está elaborada con fibra de vidrio.

Se ha instalado junto al yacimiento de icnitas de Miraflores, donde existen huellas de "saurópodos" de hasta 120 centímetros de longitud, con el objetivo de servir de reclamo en la entrada natural por el sur a la ruta de las icnitas en Tierras Altas, la comarca soriana que mira a la Sierra de Cameros.

Fuentes de Magaña, junto con otros pueblos de Tierras Altas que conservan huellas de dinosaurios en sus términos -icnitas-, pelea desde hace unos años para que sean declaradas por la Unesco como patrimonio de la Humanidad.

La maqueta ha costado 59.000 euros más el IVA, de la que la mitad ha sido aportada por el grupo de acción local Proynerso y el resto saldrá de patrocinios de empresas y loterías.

El Ayuntamiento tiene prevista su inauguración en los próximos días, una vez que concluya el acondicionamiento del entorno en el que está instalado, aunque desde que preside el pueblo ya ha despertado la curiosidad de un buen número de visitantes de la zona.

La corporación también contempla la posibilidad de inscribir la reproducción del dinosaurio en el libro Guinness.

Por Juan Carlos Hervás