Joaquín Díaz sostiene que el romance "es la historia de España contada en octosílabos"

A pesar de haber cumplido los 65 años, el musicólogo y etnógrafo Joaquín Díaz no se jubila y continúa con su monumental e inagotable obra dedicada al estudio y la difusión de la cultura tradicional, ahora con un nuevo disco dedicado al romance: "La historia de España -explica-, contada en octosílabos".

Valladolid, EFE 23 de mayo de 2012

Ese género literario, que estudió el filólogo Ramón Menéndez Pidal (1869-1968) y que Díaz ha popularizado aún más a través de la música, "no deja de ser el resumen de nuestros vicios y virtudes, es el compendio de una historia de España no escrita en libro pero comunicada de viva voz, en versos octosílabos", dice.

Defectos y virtudes encarnados en personajes históricos, mitos y leyendas de raíz hispana constituyen la esencia de un género "que ha sobrevivido porque cuenta historias muy cercanas al individuo y su entorno, con una temática plenamente humana", añade.

En esa vigencia se ha apoyado el sello Warner Music Spain, en colaboración con TVE, para reeditar ahora el disco "Cancionero de Romances", que el compositor e intérprete ha presentado hoy en Valladolid a un grupo de periodistas y mañana lo hará en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid.

Fue grabado originalmente en 1978 por la casa Movieplay, cuando Díaz (Zamora, 1947) acababa de tomar la decisión de retirarse definitivamente de los escenarios y dedicarse de lleno al estudio, la investigación y la divulgación de la cultura tradicional a través de una obra que ha cuajado, hasta la fecha, en setenta discos y más de medio centenar de libros.

"Entonces, los romances interesaban mucho a la gente que me rodeaba en los conciertos, estudiantes, universitarios e hispanófilos que me llamaban desde otros países", ha desvelado uno de los pocos músicos consagrados a este repertorio, al que ha dedicado la mitad de sus discos con quinientas canciones recopiladas, arregladas y grabadas.

La voz timbrada de sus 31 años y la guitarra fueron los únicos medios de que se valió para grabar los cinco LP (long plays) de ese "Cancionero de Romances" (1978), con temas de origen medieval, renacentista, del siglo XVIII y también del XIX cuando el género reflotó merced a los ciegos ambulantes que se ganaban la vida en ferias y mercados narrando sucedidos en versos de ocho sílabas.

"Me han gustado mucho los romances desde siempre, y resultan muy fáciles de comunicar porque apenas precisan de explicaciones previas para que la gente que escucha entienda lo que quieren decir", ha matizado.

Ocho años de conciertos, estudio y conversaciones con los especialistas de la época, entre ellos Menéndez Pidal y Julio Caro Baroja (1914-1995), confluyeron en ese disco ahora reeditado, aunque el romance ha ocupado muchos otros desde diversas ópticas y tratamientos: truculentos, de ciego, populares, tradicionales, sefardíes, españoles y de Hispanoamérica.

Joaquín Díaz sigue componiendo aunque con "menos facilidad" que antes, porque le cuesta "encontrar ratos" de los que antes disponía porque no tenía "otra cosa que hacer", pese a lo cual acomete cada proyecto "con el mismo interés que antes".

El disco presentado se acompaña de un DVD con imágenes cedidas por el archivo de TVE donde el cantante actúa en programas como "Luces en la noche" (1971 y 1972), "3 Programa 3" (1976) y "Raíces profundas/Música maestro" (1981).