La enfermera de Alcalá estaba siendo vigilada por la Policía

Hace dos años, otra enferma fallecía en el mismo hospital en similares circunstancias. En este fallecimiento también estuvo implicada la acusada.

Que.es 11 de agosto de 2017

Beatriz L. D., auxiliar de enfermería de 37 años en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá, ingresó en prisión provisional y sin fianza después de que el Juzgado de Instrucción número 2 de Alcalá así lo decretara.

La auxiliar está acusada de haber matado presuntamente a una paciente de 86 años inyectándole una burbuja de aire en las venas.

La Policía Nacional investiga ahora otro posible caso.

Hace dos años, otra enferma fallecía en el mismo hospital en similares circunstancias. En este fallecimiento también estuvo implicada la acusada.

Este suceso permitió a la policía instalar una cámara de videovigilancia en la unidad de Medicina Interna, la misma en la que trabaja Beatriz, en el verano de 2015.

Tras los últimos acontecimientos, la sorpresa entre sus compañeros del hospital ha sido mayúscula

El juez ha decretado secreto de sumario y tanto el hospital como el Ejecutivo regional que dirige Cristina Cifuentes piden "prudencia" hasta que se esclarezcan por completo los hechos.

Beatriz L. D, es vecina de Alcalá de Henares y tiene una hija de nueve años.

Llevaba 10 años trabajando en el Príncipe de Asturias y ocupaba plaza de interina desde 2014.

Como afirman desde El Confidencial, los investigadores creen que la auxiliar podría haber utilizado el mismo 'modus operandi', inyectar aire en las venas para provocar una embolia gaseosa, hasta en tres ocasiones.

Los hechos se remontan al pasado jueves, cuando una paciente octogenaria fallecía, a pesar de que estaba a punto de recibir el alta médica.

La repentina defunción de la paciente alertó a los médicos, que descubrieron una burbuja de aire en el corazón

 Acto seguido avisaron a la policía y diciendo que sospechaban que se trataba de un homicidio.