Cs pide a Antonio Morales que "deje de lado" los juicios éticos y que aclare las contrataciones de Bravo de Laguna

La formación lamenta que "haya podido acontecer la adjudicación de contratos sin concurso público para favorecer determinados intereses privados comunes"

Pepe Rodríguez 5 de septiembre de 2017

Cs pide a Antonio Morales que "deje de lado" los juicios éticos y que aclare las contrataciones de Bravo de Laguna
Fachada Cabildo de Gran Canaria

Ciudadanos (Cs), a través de su Grupo Insular de trabajo, ha pedido este martes al presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, que "deje de lado los juicios éticos y aclare hasta el último detalle ante posibles irregularidades jurídicas o administrativas", en relación a "los contratos que, bajo el mandato del anterior Consejero de Deportes, Lucas Bravo de Laguna, se hubieran concedido desde dicha área a la empresa Volavi Canarias", propiedad de quien hoy en día resulta ser administradora mancomunada del exconsejero en la empresa B&M Sport Marketing.

En este sentido, la formación ha señalado que "precisamente son este tipo de situaciones tan anómalas y llamativas las que generan continua desafección y desconfianza de la ciudadanía hacia la clase política", por lo que "resulta fundamental que la máxima autoridad insular aclare este asunto", ya que, tal y como ha lamentado, "aún no existe un pronunciamiento definitivo, claro y contundente que zanje este culebrón de verano".

Al respecto, desde Ciudadanos han manifestado que el anterior Presidente del Cabildo Insular y padre del exconsejero, Jose Miguel Bravo de Laguna, "también debe aclarar si bajo su mandato presidencial pudo existir desde el área de Deportes posible trato de favor en los contratos, que alcanzaron un montante total de casi un cuarto de millón de euros, concedidos a Volavi Canarias", más allá del "manido argumento de que eran simples procedimientos negociados sin publicidad".

Por último, la formación ha expresado que "la sensación que se transmite a la ciudadanía acerca de estas anómalas contrataciones", por más que se hayan podido ajustar a vericuetos legales que las avalen, "es la de que todo queda en casa", por lo que ha señalado que "quizás la corporación insular debería replantearse ser aún más restrictiva que la norma que contempla este tipo de contratos".

Y han añadido que "el Cabildo de Gran Canaria debe establecer que todas las contrataciones se realicen con luz y taquígrafos", con el fin de "disipar cualquier tipo de duda social e institucional y evitar favorecer determinados intereses comunes".