Trabajos arqueológicos en el paraje de Piédrola, en Alcázar de San Juan, sacan a la luz restos de una nueva villa romana

Tras el descubrimiento en 2014 de una necrópolis islámica con más de mil años de antigüedad, el equipo de arqueólogos que trabaja en el yacimiento de Piédrola confirma ahora la existencia de lo que parece una villa romana de época imperial.

12 de agosto de 2015

Trabajos arqueológicos en el paraje de Piédrola, en Alcázar de San Juan, sacan a la luz restos de una nueva villa romana

CIUDAD REAL, 12 (EUROPA PRESS)

Tras el descubrimiento en 2014 de una necrópolis islámica con más de mil años de antigüedad, el equipo de arqueólogos que trabaja en el yacimiento de Piédrola confirma ahora la existencia de lo que parece una villa romana de época imperial.

Esta es la principal conclusión que se extrae de los materiales y estructuras exhumados en la última campaña de excavación llevada a cabo por la Universidad de Castilla La Mancha y financiada íntegramente por el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, según ha informado este Consistorio en nota de prensa.

Entre el material recuperado destaca un fragmento de mosaico bícromo y numerosos fragmentos de cerámica decorada del tipo terra sigillata que "nos hablan de una villa muy rica cuyo potencial real está todavía por concretar" según ha indicado el codirector del proyecto, el Doctor Víctor Lopez-Menchero.

Además, ha añadido que "desde los años ochenta se venía especulando con la posibilidad de que en este lugar existiera una villa romana. "Ahora sabemos que la villa existe y conserva materiales muy interesantes para el estudio del mundo romano en la Mancha centro".

Este descubrimiento ha sido posible gracias al trabajo de los 15 participantes del II Curso de Arqueología de Piédrola, que se está desarrollando entre el 1 y el 15 de agosto.

De momento solamente se ha procedido a excavar una pequeña parte de la villa mediante la apertura de dos sondeos, no obstante en ambos casos han aparecido estructuras arqueológicas aparentemente relacionadas con las actividades productivas del complejo romano.

Junto con la villa romana, los trabajos arqueológicos también han permitido documentar en otra parte del yacimiento un silo de época medieval, excavado directamente en la roca, dedicado presumiblemente al almacenamiento de grano, y en un cuyo interior se han recuperado numerosos fragmentos de cerámica islámica de los siglos X y XI. Este nuevo hallazgo parece afianzar la idea de que en este lugar existió hace mil años una comunidad musulmana de campesinos.