Rachel Weisz: "Es fantástico. Soy un icono lésbico"

La actriz confiesa su deseo de interpretar a una mujer lesbiana en una película.

17 de septiembre de 2009

Rachel Weisz:
Foto: Vanity Fair.
Rachel Weisz, la actriz a la que los directores definen por su 'luz', es la protagonista de Ágora, la próxima película del realizador español Alejandro Amenábar. También es portada de la versión española de la revista Vanity Fair, que nos descubre algo más de esta enigmática actriz. ¿Un ejemplo? Su deseo de ser icono lésbico.

 "Buscábamos una actriz inglesa y para mí los rostros y la energía son fundamentales. Se barajaron otros nombres, como el de la australiana Cate Blanchett. Pero Rachel Weisz tiene por un lado los rasgos y además estaba dispuesta a hacer ese viaje a la mente de una científica", ha dicho Amenábar, quien también ha reconocido que la relación entre ambos "ha sido ejemplar" y que Rachel "ha sido una cómplice perfecta".

Por su parte, la protagonista de El jardinero fiel declara que le ha encantado trabajar con él, sobre todo porque Amenábar es uno de los directores preferidos de su marido, el director de El luchador, Darren Aronofsky. "Darren dice que Amenábar es Dios. Fue él quien me enseñó  Abre los ojos y Mar adentro. La única película que no he visto es Tesis porque me da miedo. Alejandro es una persona muy agradable con una visión especial, que es lo que busco en los directores".

En la entrevista Weisz realiza dos sorprendentes afirmaciones. Además de declarar su poco aprecio por la industria cinematográfica hollywoodiense, reconoce que le encantaría ser la actriz más deseada por las lesbianas, título que ya le otorga una encuesta realizada por un periódico inglés.

"Es fantástico, lo conseguí. ¡Soy un icono lésbico!". Además la actriz confiesa su deseo de interpretar a una mujer lesbiana en una película: "Algo como lo que Ang Lee hizo con Brokeback mountain, una historia de mujeres".

Sin embargo, lo que desagrada bastante a la intérprete de My Blueberry Nights es la ciudad de Los Angeles y la gente que se mueve en la industria cinematográfica. "Haber ganado un Oscar no me ha hecho cambiar de opinión. Es un sitio que te hace sentir insegura. Allí se respira miedo. En los estudios hay despidos, agentes que roban a sus actrices, muchos temores...

"Tampoco comparte la actitud de muchos actores de Hollywood que están constantemente en los medios de comunicación: "Brad Pitt y Angelina Jolie parece que están representando en público la historia de su vida privada" Leyendo estas declaraciones no es de extrañar que no le guste la idea de que su hijo algún día quiera seguir sus pasos.

"Preferiría que fuera escritor o productor. Es un trabajo mejor. Le diría a cualquier persona que si hubiese otra cosa que pudiese hacer, la haga (...) El 98 % de los actores no tienen trabajo".

Aunque para finalizar, Weisz reconoce que "las alfombras rojas, los vestidos y los piropos pueden ser algo muy adictivo".