La silla Tolix no pasa de moda

La silla Tolix es uno de los modelos que más ha revolucionado el mercado de las sillas de hostelería y también de las sillas de hogar en la actualidad. Llevan en el top ventas varios años y parece que ahí van a permanecer bastante tiempo. ¿Por qué? Podemos definir la silla Tolix o las réplicas […]

Lena Villalba 4 de noviembre de 2016

La silla Tolix es uno de los modelos que más ha revolucionado el mercado de las sillas de hostelería y también de las sillas de hogar en la actualidad. Llevan en el top ventas varios años y parece que ahí van a permanecer bastante tiempo. ¿Por qué?

Podemos definir la silla Tolix o las réplicas de este modelo, como una silla industrial y vintage al mismo tiempo. Por una lado, conserva la estética industrial, pues son asientos de acero, es decir, sillas metálicas que recuerdan a las que se utilizaban antiguamente en fábricas e incluso hospitales. Pero han pasado de ser sillas metálicas exclusivamente funcionales a ser sillas de diseño, convertidas en un clásico de la decoración. Esta pieza tiene ya tanta historia detrás que hasta están expuestas en famosos museos como el Museo de Arte Moderno de Nueva York (el MOMA), e incluso las encontramos en reconocidos restaurantes de diferentes lugares del mundo.

El modelo Tolix se puso de moda hace más de tres años y aún sigue siendo tendencia. Mucha gente se pregunta por qué. Quizás, su principal ventaja frente a otros modelos, a pesar de su simpleza, es su versatilidad, ya que encaja prácticamente en cualquier ambiente, y tiene ese toque vintage que tanto gusta.

Además, son piezas muy cómodas para los negocios de hostelería, puesto que son apilables y ligeras y pueden transportarse con facilidad. Asimismo, encontramos sillas de réplica Tolix en diferentes colores, de forma que se conserva la estética del local, e incluso se pueden pintar para darles un toque original y único.

Las características de esta pieza de mobiliario tanto del hogar como de hostelería son características básicas. Como hemos citado, el acero es el elemento fundamental de esta silla y la altura de una réplica de Tolix suele ser de 85 cm, mientras que las medidas suelen rondar los 45 cm de ancho y 53 cm de fondo. Y en cuanto a los colores, los más comunes en este modelo son blanco, negro, gris plata y rojo. Puedes saber más aquí.

Quizás el argumento de más peso para justificar la fama de la silla Tolix es que es una silla original y con personalidad propia. Seguro que todos los que estáis leyendo esto sabríais reconocer una Tolix de entre un grupo amplio de sillas, e incluso de cientos de ellas. Eso significa que es una pieza única.

Fuente de la imagen: SillasMesas.es