Carlos Moro afina sus primeros vinos Rioja

La cita es en San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). Allí nos recibe Carlos Moro, fundador y presidente de Grupo Matarromera para enseñarnos su nueva bodega ubicada en una ladera con vistas a la localidad y su entorno. Rodeada de viñedos, la inversión ha superado los cuatro millones de euros, la mayoría financiados con […]

Valentín Bustos 11 de octubre de 2016

La cita es en San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). Allí nos recibe Carlos Moro, fundador y presidente de Grupo Matarromera para enseñarnos su nueva bodega ubicada en una ladera con vistas a la localidad y su entorno. Rodeada de viñedos, la inversión ha superado los cuatro millones de euros, la mayoría financiados con fondos propios. Pero, como sin materia prima no hay producto, lo primero que nos propone es visitar el viñedo.

Nos trasladamos a la vecina Labastida, en la Rioja Alavesa. En una finca llamada Las Ginebras, en la falda del monte Toloño, explica que es la parcela con mayor altitud de todas las que posee en la DO Rioja (650 metros). ?Eso garantiza una mayor concentración de antocianos e intensidad aromática?, concreta. Otra característica es su 3% de pendiente, lo que impide la acumulación de agua a la par que racimos de menor tamaño y granos más pequeños, ideales para la obtención de vinos de calidad.

bodega-carlos-moro-rioja

Visitamos otras dos parcelas, en una de las cuales ya se está vendimiando. ¿Cómo? A mano, en cajas que no sobrepasan los doce kilos. ?Alrededor de unos 500.000 kilos de uva entrarán durante la primera quincena de octubre en la bodega provenientes de las más de 20 hectáreas de viñedo propio repartidas en 23 parcelas?, apunta Carlos Moro. ¿Siguiente paso? La nave de recepción y selección, que se hace grano a grano.

Después de probar el mosto de la recolección hecha una semana antes, relata que las primeras producciones de la nueva bodega no superarán los 200.000 litros. ?Aunque la capacidad de producción alcanzará a medio plazo el millón de botellas?, matiza. En el interior de la bodega, 29 depósitos de acero inoxidable y tres tinos de madera de 3.000 litros, más depósitos de hormigón especiales para la fermentación manolática. Por no hablar de las 1.150 barricas de roble francés y americano (50% de cada). Por último, el visionado del calado subterráneo de más de 1.200 metros, donde la temperatura (unos 13 grados) y la humedad (alrededor del 90%) son homogéneas. ?La madera humedecida hace que la barrica chupe menos vino. Son condiciones óptimas, independientes de la meteorología del exterior, y sin dependencia de equipos de frío industrial o climatización?, aclara.

finca-las-ginebras-rioja

Llegados a este punto, es la hora de probar su primera creación en la DOC La Rioja, que ha estado doce meses en barrica, y que saldrá a la venta en marzo de 2017. ?CM? es un vino de la variedad tempranillo, procedente de cuatro fincas, y de intensidad alta en color, con una buena estructura y gran equilibrio, acidez media y largo retrogusto. ?Tiene un componente aromático complejo, aflorando los aromas afrutados varietales, con taninos muy maduros, mucho volumen y redondo en boca?, especifica.

Habrá que esperar a febrero de 2018 para poder apreciar otras dos referencias: ?Prestigio? y ?Viña Garugele?. Este último procede de una sola viña, ?y es un vino de gran capa de color cardenalicio, intenso y largo aroma frutal con toques de madera de caja de puros, especiado, rico y seductor?, concluye.