?Crowdlending?, la alternativa financiera para pymes consolidadas

Las nuevas tecnologías han aupado a diversas plataformas colaborativas que están poniendo patas arriba al sistema bancario tradicional. La última en llegar consiste en préstamos colectivos que crecen por la transparencia de las operaciones y por los buenos tipos de interés que ofrecen. Las dudas acompañan siempre a cualquier novedad. Y el caso de la […]

Rafael Pascual 7 de octubre de 2016

Las nuevas tecnologías han aupado a diversas plataformas colaborativas que están poniendo patas arriba al sistema bancario tradicional. La última en llegar consiste en préstamos colectivos que crecen por la transparencia de las operaciones y por los buenos tipos de interés que ofrecen.

Las dudas acompañan siempre a cualquier novedad. Y el caso de la financiación alternativa no es una excepción. Para la mayoría de las personas, palabros como crowdfunding o crowdlending recuerdan a ese tipo de ayudas que familias, amigos y algún que otro despistado da a proyectos, que no pueden lograr que un banco les preste dinero. Se piensa que están relacionados con acciones culturales o con partidos políticos, y que esa inversión es a fondo perdido.

Esta apreciación quizá coincida en algo con el crowdfunding (no en su totalidad) pero no tiene nada que ver con el crowdlending. Aquí hablamos de un nuevo vehículo cuya finalidad es lograr que la persona que invierte un dinero obtenga un tipo de interés atractivo. ?No se trata de donaciones que, en muchos casos, están relacionadas con startups. Son préstamos a firmas que tienen más de dos años de vida y, por lo menos, uno de beneficios. Puede ser un bar o una industrial. El mercado son los 3,2 millones de pymes que hay en España?, asegura Josep Nebot, cofundador de Arboribus, la plataforma que introdujo este concepto en España.

Las corporaciones que acuden a este modelo financiero, en el que la tecnología juega un papel fundamental (fintech), suelen ser organizaciones sólidas que quieren diversificar su financiación, sacando una parte del sistema bancario. ?El crowdlending ayuda a fortalecer a negocios que funcionan. El tamaño no es importante. Nosotros hemos trabajado con firmas formadas por un trabajador y otras que facturan más de 50 millones de euros?, añade Nebot.

El 50% de los prestamistas suelen reinvertir los beneficios en las empresas que trabajan con este producto financiero

Uno de los últimos logros de Arboribus responde a este último tipo de negocios. Se trata de un préstamo de 260.000 euros, el récord en España, a un plazo de 36 meses y un 5% de interés concedido a una compañía del sector logístico, con unos ingresos aproximados de 70 millones de euros. En total, 105 inversores han participado en esta operación. ?Sólo aprobamos proyectos solventes para que los prestatarios paguen lo menos posible por su préstamo. Esta es una de las razones por las que hemos conseguido reducir el precio de las inversiones en España una media de más de cinco puntos, con un tipo de interés desde el 4,83%?, explica Samuel Arenas, director general de Excelend, otro de los pesos pesados del sector.

spain-ptp

A pesar de la bisoñez que emanan este tipo de iniciativas, que se acercan a la economía colaborativa y se alejan de las entidades bancarias de toda la vida, la realidad es que no dejan de crecer. Al menos así lo asegura un informe de la Universidad de Cambridge en el que se desvela que el volumen total de transacciones del sector financiero alternativo ascendió a 2.957 millones de euros en 2014, con un crecimiento de 144% con respecto al año anterior. En cuanto a España hablamos de un mercado de 101 millones de euros, que crece a triple dígito todos los años. El Reino Unido es el país que reina en este campo. Supone el 75% del total de las operaciones.

Si descendemos al crowdlending en particular nos encontramos con cifras más modestas. 93,1 millones en el Viejo Continente, por 13,7 en España. Eso sí, los crecimientos anuales son estratosféricos. ?El sistema se está reinventando. En pocos años, nuestros modelos supondrán el 20% de la financiación para las pymes. Eso es algo que ya ocurre en Inglaterra y Alemania?, añade un Nebot, que es conocedor de que el éxito sólo puede conseguirse si se respeta la clave de todo el sistema: la transparencia. ?Las empresas nos explican el proyecto y nosotros lo filtramos. Además en el crowdlending no hay cosas raras. Se trata de un préstamo para una firma determinada que se devuelve en un plazo estipulado y con un interés definido. Sin sorpresas?, explica Nebot.

La claridad, y un ratio de mora que no supera el 3%, es lo que ha llevado a muchos inversores a tener en cuenta este tipo de plataformas. El tipo de ahorrador que se atreve con el crowdlending es muy variopinto. Pero hay mucha banca privada, grandes patrimonios y family office, que dedican una pequeña porción de su cartera a financiar a las pymes. Los bajos tipos de interés también están provocando que algunos opten por sacar algo más de rentabilidad a través de estos métodos, que ofrecen mayores retornos, ya que todo se hace por Internet. ?El crecimiento es irreversible. Aportamos mayor valor a las empresas e inversores utilizando la tecnología?, asegura Sergio Antón, cofundador de MytripleA, otra de las opciones.

Cada vez surgen más voces que ensalzan este tipo de opciones de crédito para buenos pagadores. La mejor muestra la tenemos en un estudio realizado por Arboribus en el que se asegura que el 50% de los prestamistas reinvierte sus beneficios en la plataforma. En cuanto al tipo de interés que se suele conseguir, se asegura que oscila entre el 4% y el 6%. ¿Cantidad invertida? Unos 4.000 euros al año.

Otro factor importante para conocer cómo funcionan este tipo de herramientas es la diversificación. Por norma general, los inversores no prestan toda la cantidad que tienen disponible a un sola empresa, sino que reparten entre más de 40. Así se minimizan los riesgos ante los impagos que, como ya hemos visto, suelen ser bastante escasos. ?Se trata de la mejor alternativa que existe de inversión de riesgo moderado?, insiste Nebot. El tiempo será el que el al final dicte la realidad. Puede que en unos años todo este tipo de plataformas logren ser una alternativa masiva a la financiación bancaria tradicional, o quizá se queden en nada. De momento, lo que nadie puede negar al crowdlending es que ha puesto en alerta a los bancos de toda la vida. Algo que se resume en esta afirmación de Xavier Busquets, profesor de Estrategia Digital de Esade. ?La tecnología ha generado nuevos modelos de negocio que usan un lenguaje diferente y con los que las organizaciones tradicionales están obligadas a entenderse?, afirma.