Cómo acertar en la contratación de un plan de pensiones

Un año más llega la hora de rendir cuentas ante Hacienda, un momento especialmente oportuno para replantearnos las escasas opciones que tenemos los contribuyentes de beneficiarnos de deducciones en la Declaración de la Renta para este nuevo año. Los planes de pensiones tienen un innegable beneficio fiscal dado que las aportaciones disminuyen la base imponible […]

Santiago Dominguez 5 de octubre de 2016

Un año más llega la hora de rendir cuentas ante Hacienda, un momento especialmente oportuno para replantearnos las escasas opciones que tenemos los contribuyentes de beneficiarnos de deducciones en la Declaración de la Renta para este nuevo año. Los planes de pensiones tienen un innegable beneficio fiscal dado que las aportaciones disminuyen la base imponible del IRPF y, por consiguiente, reducen la factura fiscal que soportan los contribuyentes. En paralelo, y más importante aún, hablamos de un producto que nos permite construir un futuro más sólido y tranquilizador de cara a nuestra jubilación.

Según el último barómetro del ahorro del Observatorio Inverco, los planes de pensiones serán los productos que más prevén contratar los ahorradores en 2016, principalmente por la incertidumbre de las prestaciones públicas futuras y el interés por asegurarse un determinado poder adquisitivo tras su retiro profesional.
Los ahorradores tienen a su alcance otras fórmulas para complementar su jubilación: fondos de inversión, la compra y posterior alquiler de inmuebles, la inversión en valores, emisiones de deuda pública, PPA (los planes de previsión asegurados, idóneos para personas cercanas a jubilarse o con total aversión al riesgo), etc. Pero ninguna aglutina las expectativas más demandadas: rentabilidad, garantía y liquidez.

Cuando los ahorradores buscan productos enfocados a la jubilación y que combinen el ahorro a largo plazo con un atractivo financiero-fiscal, una de las opciones más eficientes para una gran parte de ellos son los planes de pensiones.

Al tratarse de un producto financiero vinculado a la evolución de los mercados, los planes de pensiones no garantizan una rentabilidad. Salvo los garantizados que, al vencimiento de un periodo fijado al inicio, ofrecen una garantía externa a la propia gestora normalmente aportada por la comercializadora. Por eso esencial seleccionar a gestoras con ?expertise?, experiencia y una sólida trayectoria en la gestión financiera de fondos de pensiones como CNP Partners, entidad con más de 25 años de experiencia en la gestión de fondos de pensiones individuales, asociados y de empleo. No en vano, somos la primera entidad gestora inscrita en la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) para la comercialización de planes de pensiones y contamos además con una oferta adaptada para los distintos perfiles de inversor.

Entre las grandes ventajas de los planes de pensiones cabe destacar su flexibilidad en las aportaciones, ya que se pueden realizar de forma mensual, trimestral, semestral o anual y las cantidades pueden ser fijas o variables, modificándose según convenga al ahorrador en cada momento. Siempre teniendo en cuenta que el límite máximo de las aportaciones no puede ser superior al límite financiero anual, actualmente de 8.000 euros.

Llegado el momento de la prestación, el partícipe puede elegir la forma de recuperar el patrimonio acumulado en forma de renta, de capital o mixta. Entonces cada persona tendrá que analizar, según sus circunstancias personales, qué opción se adapta mejor y qué tipo de prestación le interesa desde un punto de vista financiero-fiscal.

Con la reciente reforma del IRPF, desde el año pasado se puede recuperar el patrimonio acumulado una vez transcurridos 10 años desde que se realizó la aportación. Se trata de una ventana de liquidez relevante que debemos tener en cuenta al hacer nuestra planificación financiera a medio y largo plazo.

También es muy importante elegir el tipo de plan, poniendo especial interés en su política de inversión. Al contratarlo, los ahorradores deben seleccionar aquellos que se adecuen a su perfil y que su gestión financiera efectiva justifique las comisiones que se cobran, pues éstas afectan considerablemente a la rentabilidad del fondo. En este sentido, es decisivo que cuenten con el asesoramiento necesario para rentabilizar su ahorro a través de una oferta amplia y diversificada que les permita elegir entre productos con tipo de interés garantizado (PPA) y planes de pensiones con diferente riesgo en función de su perfil financiero, edad, situación personal o circunstancias de mercado.

*Columna publicada en nuestro número de mayo de 2016.

*Santiago Domínguez es director general adjunto de CNP Partners.