Buenos tiempos para la inversión inmobiliaria

La situación actual del mercado trae oportunidades para la inversión en bienes inmobiliarios en tanto los precios han bajado en comparación con los últimos diez años, de manera que hoy en día el valor de las transacciones inmobiliarias en España se ha regularizado haciéndolas coherentes con el nivel adquisitivo de la población española. De esta […]

Eduardo Alvarez 5 de octubre de 2016

La situación actual del mercado trae oportunidades para la inversión en bienes inmobiliarios en tanto los precios han bajado en comparación con los últimos diez años, de manera que hoy en día el valor de las transacciones inmobiliarias en España se ha regularizado haciéndolas coherentes con el nivel adquisitivo de la población española.

De esta forma, según el Instituto Nacional de Estadísticas, los precios de las viviendas bajaron en un 32% en comparación con el valor que tenían para el año 2007, estos precios bajaron no solo en relación al mercado sino también a la región, el barrio, el número de viviendas vacías en el entorno donde se encuentra el inmueble y las reformas que necesite el mismo.

Esto genera mayores opciones a la hora de pensar en la creación de una empresa inmobiliaria, en donde a través de la identificación de pisos para reformar se pueden generar mayores plusvalías poniéndolos de nuevo en venta. De esta forma, las empresas pueden generar una buena rentabilidad en plazos cortos, siempre que se tengan en cuenta los valores iniciales del inmueble, los impuestos y un estudio sobre la demanda inmobiliaria en el lugar en que se encuentra el inmueble. Lo anterior con el fin de reducir los riesgos producto de la demora en la venta o la ausencia de interesados en la compra.  En este sentido, la empresa deberá analizar constantemente la realidad del mercado con el fin de ajustar la estrategia de compra, venta y arriendo de los inmuebles.

Frente al tema de arriendos de los inmuebles, es importante que la empresa analice la oportunidad, en tanto si compra una propiedad que requiere arreglos, debe sopesar con el valor de la mensualidad el valor invertido en la compra, los impuestos y la reforma, para de esta forma, analizar el tiempo en que se recuperaría la inversión realizada, de modo que el arriendo genere una rentabilidad para la empresa en un tiempo relativamente corto. El inconveniente con este tipo de estrategia es que se tarda un tiempo en recuperar la inversión inicial, lo que no implica que, previo a un estudio del entorno del inmueble, no sea una estrategia viable.

Fuente de la imagen: https://pixabay.com/es/ventana-la-luz-del-sol-nadie-1208277/