España y el Reino Unido

Quizá nos parecemos más de lo que creemos y aprendemos los unos de los otros. Las relaciones entre España y Reino Unido han vivido de todo a lo largo de la historia. Y ahora, afortunadamente, las económicas están en un momento ideal: Reino Unido es el quinto país en inversión extranjera directa; mientras que España […]

Chris Dottie 5 de octubre de 2016

Quizá nos parecemos más de lo que creemos y aprendemos los unos de los otros. Las relaciones entre España y Reino Unido han vivido de todo a lo largo de la historia. Y ahora, afortunadamente, las económicas están en un momento ideal: Reino Unido es el quinto país en inversión extranjera directa; mientras que España es el sexto en el país británico. En total, el comercio entre ambos países mueve más de 30.000 millones de euros al año, algo que muestra la fortaleza de las relaciones empresariales. Ambos países han exportado sus modelos de éxito y han logrado aprender de ellos.
The British Chamber en España es de las cámaras de comercio más antiguas en el mundo, fue fundada en 1908 y seguimos representando aquí los intereses de las empresas británicas y asesorando a las españolas asentadas en el Reino Unido.
Nuestro país ofrece numerosas oportunidades de inversión que las empresas españolas han sabido ver. Ejemplos de éxito tenemos muchos: Santander, Ferrovial, Iberdrola o Gestamp son de los más conocidos, pero es que hasta 400 empresas españolas operan en el país británico. Encuentran un entorno de negocios muy favorable, con crecimiento económico, procedimientos administrativos sencillos y agiles, un marco jurídico fuerte, plazos de pago reducidos y una mentalidad abierta e innovadora.
Cualquier empresa europea puede instalarse en el Reino Unido en trece días y ser registrada, únicamente, en 48 horas. Un tiempo récord en Europa y el sexto en todo el mundo. Algo que debería comenzar a aplicarse en España, en donde las empresas extrajeras sufren la excesiva carga burocrática que junto con la falta de un mercado común provoca que no puedan desembarcar en todo el territorio nacional y lo hagan por oleadas para adaptarse a las diferentes legislaciones autonómicas. Habrá que ver cómo afecta la salida de la Unión Europea a las empresas que ya están allí y a las que quieren comenzar a invertir en el país. The British Chamber continuará luchando por defender los intereses de sus socios tanto en Reino Unido como en España.
Los socios de The British Chamber siempre han estado plenamente en contra de una salida británica de la Unión Europea y un 70% de ellos opinan que el Brexit tendrá un efecto dañoso para sus empresas. Es cierto que el funcionamiento de las instituciones europeas no es perfecto y que deberíamos impulsar mejoras.
El resultado del referéndum tiene que dar a entender a la Unión Europea que hay algo que falla en su seno y que debe abogar por cambios importantes que sirvan para que las empresas se beneficien. Una UE ágil y eficiente en la toma de decisiones, facilitando más el crecimiento internacional de las empresas que generan la riqueza de los ciudadanos europeos.
España es un importante aliado para los intereses británicos, por lo que debemos encontrar nuestros nexos de unión y lograr una UE reformada que dé respuestas a la complejidad del mundo actual.

*Chris Dottie es presidente de la Cámara de Comercio Británica en España.