Diferencias entre microcréditos y préstamos

Cuando se está en un apuro y no se tiene tiempo para conseguir dinero, la alternativa perfecta es optar por los microcréditos. Además de tener un nombre sugerente, estos tipos de crédito están pensados en aquellas personas que tienen que solventar caprichos determinados o están obligados a pagar una deuda puntual. Este instrumento de financiación es […]

admin 5 de septiembre de 2016

Cuando se está en un apuro y no se tiene tiempo para conseguir dinero, la alternativa perfecta es optar por los microcréditos. Además de tener un nombre sugerente, estos tipos de crédito están pensados en aquellas personas que tienen que solventar caprichos determinados o están obligados a pagar una deuda puntual. Este instrumento de financiación es un préstamo personal flexible que, incluso admite ser solicitado por Internet, con el objeto de facilitar al solicitante el hacer frente a un imprevisto, por ejemplo. Tal y como su nombre lo indica, los microcréditos se dirigen a satisfacer necesidades puntuales por un corto tiempo, pues se pactan a 60 días como mínimo.

Contar con el dinero necesario para pagar una cuenta o solventar un gasto imprevisible es posible. El trámite de los créditos pequeños no demora en muchos casos más de 15 minutos. Los montos ofrecidos no son elevados, por el contrario, se habla de 700 a 1000 euros en la mayoría de los casos. Las empresas que los ofrecen exigen ciertos requisitos para los interesados, como por ejemplo: contar con cuenta corriente, ser mayor de edad y disponer de un flujo de ingresos suficiente como para hacerse cargo del crédito.

Solicitar préstamos es fácil, económico y atractivo cuando se cumple con cotizar las ofertas del mercado, se revisan los intereses asociados al microcrédito y se cuenta con un flujo mínimo de ingresos. Una vez elegida la empresa con la que se pactará el microcrédito, hay que precaver el que la institución cuente con protección de datos para evitar estafas o que los antecedentes personales analizados caigan en manos inescrupulosas. A la fecha el trámite puede ser realizado completamente en Internet, en donde existen muchas empresas financieras dispuestas a concretar el servicio. Si se cuenta con un negocio o una empresa pequeña y se está pensando en invertir algo de efectivo, un microcrédito puede ser la alternativa perfecta.  La compra de maquinarias, mejorar el inventario o adquirir materiales de mejor calidad, son algunas de las razones que llevan a un emprendedor a confiar en los microcréditos en vez de solicitar un crédito personal que demora más y puede ser hasta más oneroso.

Autor artículo / Fuente de la imagen: Pablo García / https://pixabay.com/es/dinero-billetes-de-euros-euro-1339295/