Cómo evitar el estrés en el trabajo

Solo de pensar en que, al día siguiente, hay que ir a trabajar, pone los nervios a flor de piel a más de uno. Los orígenes de tal desasosiego pueden ser tan infinitos como el más allá: un jefe absolutista y dictador, un compañero de trabajo que no para de incordiar, otro tiquismiquis? Aunque, en [...]

Redacción Capital 25 de julio de 2015

Solo de pensar en que, al día siguiente, hay que ir a trabajar, pone los nervios a flor de piel a más de uno. Los orígenes de tal desasosiego pueden ser tan infinitos como el más allá: un jefe absolutista y dictador, un compañero de trabajo que no para de incordiar, otro tiquismiquis? Aunque, en otras ocasiones, es uno mismo el que acaba poniéndose a los pies de los caballos con su propia conducta. Para evitar el estrés te proponemos una serie de consejos.

capacidades

CAPACIDADES

Si quieres evitar el estrés lo primero que tienes que hacer es poner los pies en la Tierra, y no en la Luna. ¿Por qué utilizamos esta metáfora? Porque, en multitud de ocasiones, pensamos que somos una especie de Superman que, con nuestros poderosísimos poderes (valga la redundancia), podemos abarcar todo lo que se nos ponga por delante? y mucho más. Calibra bien quién eres, cuáles son tus capacidades, y adapta tu forma de trabajar a ambos parámetros. Eso te evitará muchos disgustos. Es decir, que no hay que prometer más de lo que realmente se puede hacer. Porque, normalmente, quien asume responsabilidades que están por encima de sus capacidades, es factible que acabe teniendo problemas. Decir no, en determinadas ocasiones, es sinónimo de salud.

orden

ORDEN

Hoy me voy a comer el mundo. Menos apetito, caperucita roja. Hay un refrán español que, en esta ocasión, viene que ni pintado: quien mucho abarca, poco aprieta. Y hay que metérselo en la mollera aunque sea a golpe de martillo. Dispersarse es sinónimo de fracaso. No se puede prestar atención a mil cosas a la vez. Para poner en orden todo lo que tienes en la cabeza, lo mejor es hacer las cosas de manera de ordenada. Por eso, y antes de empezar el día, es aconsejable escribir una lista las tareas que haya que llevar a cabo. Y, conforme se vayan realizando, irlas tachando. Una vez concluidas todas, la cara de satisfacción que quedará será de lo más saludable. Porque, pequeños éxitos, siempre son un buen acicate.

cambios

CAMBIOS

En muchas ocasiones las personas somos como las máquinas. Estamos programados para realizar una serie de cosas, y seguimos una rutina para conseguirlo. Pero, ¿qué ocurre cuando se introducen cambios en el ?software?, cuando nos cambian algo en el trabajo? La mayoría de las veces nos ponemos a la defensiva. Y eso es sinónimo de estrés. No hay que ser tan radicales. ¿Por qué una variación en el trabajo, por norma, tiene que ser algo negativo? Hay que probar. Porque hay cambios que son a mejor. No siempre es mejor lo malo conocido. Lo bueno por conocer, también puede ser bueno. Reducir la incertidumbre, y evitar la resistencia inútil al cambio, son materia a tener en cuenta.

buenacara

BUENA CARA

¡Qué sí! Que ese marrón de última hora no deja de ser un marrón. Que el domingo se pasa volando y hay que volver al curro. Que te han traído un nuevo compañero que es un plasta. ¡Olvídalo todo! Si estás en estas circunstancias, o en otras similares, toma nota: al mal tiempo, buena cara. Lo peor que puedes hacer es llegar el lunes al trabajo pensando que se ha acabado el fin de semana y que tienes cinco largos días por delante hasta el siguiente. Todo lo contrario: ya falta uno menos para otro estupendo, fabuloso y largo fin de semana. Porque mantener una actitud positiva en tu entorno laboral ayuda, y de qué manera, a enfrentarse al estrés y a todas las tensiones que conlleva.

loimportante

LO IMPORTANTE

Es cierto que eres una máquina en tu trabajo. Es cierto que si hubiera un ranking como el de los tenistas, tú serías el número uno. Es cierto que eres como Marc Márquez, el más rápido en tu oficina. ¡Cuidado! No hay que confundir el tocino con la velocidad. Es encomiable que quieras hacerlo todo bien, pero a su debido tiempo. Por tanto, es aconsejable que aprendas a jerarquizar. Como se suele decir, una cosa es lo importante, y otra muy diferente lo urgente. Asimismo, muy diferente es lo que es necesario, y lo que gusta y se quiere hacer. Si se estructuran las responsabilidades lo que se obtiene es una sensación de control que equilibra el trabajo.

tiempo

TIEMPO

Un cafetito, la hora del bocata que se alarga, un cigarrito, comentar el partido de fútbol del fin de semana? Y sumando, sumando, el tiempo se va volando. Pareados aparte, hay una verdad como un templo: el día solo tiene 24 horas. Ni una más, ni una menos. Y si queremos optimizar al máximo el tiempo que pasamos en el trabajo, hay que distribuirlo de la manera correcta. Si se hace así, no nos veremos en la ?obligación? de hacer horas extra o de llevarnos el trabajo a casa debajo del brazo. ¿Por qué si en hacer una cosa se tardan diez minutos, hay que llevarlas a cabo en treinta? Tus nervios te lo agradecerán? y tu familia también.

copas

COPAS

Supongamos que todo lo que hemos expuesto hasta ahora lo cumples a rajatabla. Y, aun así, sigues estresado. ¿Por qué no unas copas con los amigos para desconectar? Hazlo, pero con los amigos, no con los compañeros de la oficina. Te servirá para desconectar y para olvidarte de lo que tienes por delante los próximos días. Dicho de otra manera, te ayudará a poner tu punto mira fuera de la oficina, mucho más allá, y seguramente mejorará tu sentido del humor. ¡Atención! Entre los ?compis? puede haber alguno de esos a los que solo les gusta discutir, o llevar la contraria? por norma. Evita la confrontación con ellos. Te alterarán, y más que un remedio, serán una enfermedad.

tiempolibre

TIEMPO LIBRE

El fin de semana es para descansar. Las vacaciones son para descansar. Dicho en ?roman paladino?: aprende a disfrutar de tu tiempo libre. Si te gusta el deporte, practica deporte. Si eres un padre o madre de familia como la copa de un pino, aprovecha y ?exprime? al máximo al tiempo que estás con tus hijos. Si te gusta la literatura, lee? y, por qué no, escribe. Descansa, desconecta, y ponte las pilas. ¡Olvida todo lo que tenga que ver con el trabajo! ¡Y desconecta el teléfono móvil! No hay peor estrés que estar de vacaciones esperando que en algún momento suene para volver al trabajo.

cuerposano

CUERPO SANO

Cuando alguien realiza ejercicio físico, es buena señal de que está en forma. Y mientras uno lo practica, no le está dando vueltas a la cabeza a lo que le espera al día siguiente en el trabajo. Dicho de otra manera: se matan dos pájaros de un tiro. Porque algo de ejercicio físico (no se trata de ponerse como Stallone en sus buenos tiempos), una alimentación sana y equilibrada (la dieta mediterránea es fantástica), y una buena actitud ante los problemas son un poderoso triunvirato que te harán ver la vida laboral (y, por qué no, personal) de color de rosa.

placeres

PLACERES

Acaba tu jornada laboral, y te sientes tan derretido como un helado en el desierto. Te has exprimido tanto, has dado de sí todo lo que podías dar, te has machacado tan a tope, que no te quedan fuerzas para nada. Toma aire, respira profundamente, y saca fuerzas de flaqueza. Y, como si fuera a primeras horas de la mañana, pídete a ti mismo dedicación completa? para para tu propia satisfacción. Si quieres relajarte, practica yoga. De esta manera aumentara tu propio control mental.