Cinco errores que debe evitar cometer todo emprendedor

Todo emprendedor está convencido de la viabilidad de su idea y de su originalidad, pero tener una idea, aunque sea la mejor del mundo, no implica tener ni un producto ni una empresa. El miedo al error y al fracaso es uno de los obstáculos más grandes a la hora de emprender. Una vez superado, […]

Valentín Bustos 31 de julio de 2014

Todo emprendedor está convencido de la viabilidad de su idea y de su originalidad, pero tener una idea, aunque sea la mejor del mundo, no implica tener ni un producto ni una empresa. El miedo al error y al fracaso es uno de los obstáculos más grandes a la hora de emprender. Una vez superado, el camino de las pymes no pasa a ser sencillo y sin sobresaltos; desde los presupuestos, hasta la dificultad para delegar o para conocer el mercado, los emprendedores se enfrentan a diversas complicaciones. ?No se puede creer que el producto se venderá solo, hay que dedicarle mucho tiempo y esfuerzo, y además tratar de evitar los errores más comunes entre los emprendedores?, explica Miguel Ángel Rodríguez, socio fundador de eLowCost (http://elowcost.com/). Estos son los cinco más comunes:

1. Falta de información sobre el producto: Aunque parezca algo evidente, en muchos emprendedores se advierte una carencia de conocimiento sobre sus propios productos. Es necesario conocer hasta los más mínimos detalles de todo el proceso. Por ello es fundamental realizar un estudio de mercado por parte de profesionales con el objetivo de conocer el tamaño del sector, los competidores y el público objetivo. ?El emprendedor lleva mucho tiempo dando vueltas a su idea, y cree que lo tiene todo controlado, pero siempre se puede llegar un poco más allá consiguiendo información extra sobre el mercado en el que se va a trabajar?, aconseja el socio fundador de eLowCost.

2. El orgullo del creador: El emprendedor está enamorado de su proyecto y cree que solo él puede llevarlo a cabo. Es importante aceptar la ayuda y la visión de otras personas que pueden ofrecer otros puntos de vista, en ocasiones, más realistas. ?La humildad te permite conocer tus limitaciones y buscar a alguien que se pueda hacer cargo de lo que uno mismo no domina. Hay que atreverse a preguntar, pedir ayuda y formarse continuamente?, reconoce Miguel Ángel Rodríguez.

3. Falta de organización económica: Los emprendedores son personas optimistas, si no fueran así no se lanzarían a crear un nuevo proyecto. Pero esta positividad nos puede llevar a la falta de realismo. Esto cobra especial importancia con el presupuesto; hay que conocer los ingresos y gastos reales y hacer funcionar tu negocio de acuerdo a esas cifras. La falta de un presupuesto realista puede llegar a estancar a un emprendedor.

4. No redactar un plan de negocio: ?Aunque al principio puede ser tentador saltarse ese paso por pensar que se tiene todo controlado, redactar un plan de negocio es imprescindible para hacernos una visión global de la situación?, advierte Rodríguez Caveda. Si en algún momento surgen problemas financieros, se necesitará más que nunca ese documento escrito para ver más allá, no perder de vista el que comenzó siendo tu objetivo principal y atraer inversores.

5. Descuidar los contactos: Los contactos ganados hay que seguir trabajándolos. Conseguirlos no es tan difícil como mantenerlos, y si se dejan enfriar las relaciones será muy complicado retomarlas cuando hagan falta. Muchos emprendedores llevan demasiado lejos sus ganas por vender su producto, y esto es perjudicial. ?Por ejemplo, no conviene asistir a las ferias con intención de cerrar clientela o inversores, compensa crear una buena agenda de contactos que puedas explotar más adelante, cuando llegue el momento oportuno?, aconseja Rodríguez Caveda.