España supera el déficit exigido por Bruselas

El déficit público español cerró en el 6,62% del PIB en 2013, algo más de una décima por encima del objetivo del 6,5% pactado con la Comisión Europea, lo que supone una desviación de 585 millones de euros, según ha anunciado este viernes el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Incluyendo las ayudas a la banca, el déficit se situó en el 7,08%.

EP / Qué.es 28 de marzo de 2014

La cifra, además, se ha situado dos décimas por debajo del dato registrado al cierre de 2012 (6,84%), lo que supone que las administraciones públicas han reducido el déficit en unos 2.000 millones de euros en un año.

Montoro ha destacado que la cifra supone, por tanto, una desviación de sólo doce centésimas, lo que implica estar "prácticamente en cumplimiento" del objetivo, sobre todo teniendo en cuenta, además, que España durante 2013 continuó en recesión, con una caída del PIB del 1,2%.

Además, el ministro indicó que el dato del 6,62% del PIB bajará una vez que se modifique al alza el cálculo del PIB que debe realizar el Instituto Nacional de Estadística (INE), y aseguró que este cambio podría implicar incluso que la cifra final del déficit quede "algo por debajo" del 6,5% previsto, dado que mejorarán tanto los datos del Estado como de las comunidades.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, destacó que el dato confirma que las "reformas y el esfuerzo" dan "resultado", y añadió que la consolidación fiscal y las reformas estructurales han permitido que España se convierta en un socio europeo "leal, fiable y que cumple" con sus obligaciones. Además, aseguró que el cumplimiento del objetivo de déficit aporta un "clima de confianza" que permite afianzar el crecimiento económico y la creación de empleo.

ESTADO Y COMUNIDADES NO CUMPLEN

Desglosando las cifras del déficit público, la Administración Central del Estado y la Seguridad Social cerraron el año 2013 con un déficit del 5,49% del PIB, frente al objetivo del 5,20%, mientras que las comunidades autónomas tuvieron un déficit del 1,54% del PIB, también por encima del objetivo del 1,3%. Los únicos que cumplieron fueron los ayuntamientos, que consiguieron un superávit del 0,41% del PIB, mejorando el equilibrio previsto, y que compensaron los incumplimientos de las demás administraciones.

Montoro explicó que la desviación del déficit del Estado y la Seguridad Social se debe, por un lado, a la propia corrección del presupuesto de la UE respecto a España, que cifró en una décima, y por otro lado, al "deterioro" del presupuesto de la Seguridad Social, que habría cerrado con un déficit del entorno del 1% del PIB.

Según el ministro de Hacienda, no se ha producido desviación del gasto, sino que ha habido un importante proceso de saneamiento de las cuentas públicas, a pesar de que algunos ministerios, como el de Fomento, han tenido que pagar en 2013 casi 1.500 millones de euros por obligaciones pendientes asumidas por el anterior Gobierno. "Todavía estamos pagando la herencia mediada la legislatura y no me atrevo a decir que en 2014 hayamos pagado todo", añadió.

Sobre el dato de las demás administraciones públicas, Montoro quiso dejar claro que las comunidades autónomas han hecho un "gran esfuerzo" y han reducido a la mitad su déficit en un año, mientras que los ayuntamientos, un total de 8.800, han pasado de tener déficit a un superávit de cuatro décimas. "Este rigor que emana de la gestión municipal debemos celebrarlo todos", aseguró.

DOS PUNTOS MENOS DE DÉFICIT ESTRUCTURAL

En cuanto al déficit estructural, que es en el que más se fija Bruselas, el titular de Hacienda destacó que se ha reducido dos puntos en 2013, una corrección que calificó de "muy importante", dado que permite rebajar la carga de intereses de la deuda pública, financiar mejor a las empresas y entrar en una senda de recuperación. En su opinión, España está haciendo "la política que tiene que hacer" para volver a crecer y crear empleo.

"Detrás de estas cifras están los esfuerzos de la sociedad. Hay que valorarlos y decir a los ciudadanos que tendrán correspondencia. Les corresponderá el crecimiento económico y la creación de empleo, pero también a través de la política presupuestaria mediante reformas como la fiscal, que bajará impuestos para devolver a los ciudadanos su nivel de esfuerzo", resaltó Montoro.

Igualmente, afirmó que el cumplimiento del objetivo de déficit pone de manifiesto que se ha reducido el gasto "drásticamente", pero "no en modo alguno" tocando elementos de cohesión social y protección social propios de un país "desarrollado y europeo como España", y añadió que el buen resultado se debe también a la ley de estabilidad presupuestaria, que se está aplicando "ya" y que se seguirá aplicando con las comunidades que más se desvíen de los objetivos fijados.

"Sin la ley de estabilidad presupuestaria no estaríamos hablando de estas cifras", ha dicho Montoro, tras indicar que el cumplimiento del objetivo de déficit también se debe a las medidas de política económica puestas en marcha por el Gobierno, que permitirán que las cifras de déficit sigan mejorando según se vaya apreciando más la mejora de la economía porque seguirá mejorando la recaudación y reduciéndose la destrucción de empleo.