La fórmula mágica de Juan Roig en Mercadona

Lo lógico sería pensar que una empresa que acaba de adelantar a El Corte Inglés en el liderazgo de la distribución española, tanto en facturación como en beneficios, celebrara una fiesta sin precedentes. Y con más razón todavía, si se tiene en cuenta que esa misma empresa ha incrementado sus beneficios de 270 millones de [...]

Rafael Pascual 11 de marzo de 2011

Lo lógico sería pensar que una empresa que acaba de adelantar a El Corte Inglés en el liderazgo de la distribución española, tanto en facturación como en beneficios, celebrara una fiesta sin precedentes. Y con más razón todavía, si se tiene en cuenta que esa misma empresa ha incrementado sus beneficios de 270 millones de euros en 2009 a casi 400 en 2010. Unas buenas cifras, y mucho más, teniendo en cuenta la que está cayendo.

Pues bien. A pesar de lo ya dicho, en Mercadona no están para nada de celebraciones. Muy al contrario, su presidente, Juan Roig, no saca pecho y asegura que ?Mercadona puede mejorarse en un 70%?. En otras palabras, que el hecho de convertir tres pequeñas tiendas de ultramarinos heredadas en el mayor monstruo de la distribución española con una facturación de 16.500 millones de euros, y más de 1.300 supermercados, es tan sólo el 30%  de lo que puede llegar a ser Mercadona para su presidente.  Esta afirmación no es para nada un brindis al sol. ?A nosotros nos da igual que seamos los líderes, los empleados de Mercadona siempre tendremos encima de la mesa unos folios en los que se nos exigirá en qué tenemos que mejorar. Y dentro de poco tendremos que ver si hemos sido capaces de alcanzar esos objetivos?, dice un directivo de la cadena de supermercados.

Y es que Juan Roig está convencido de que la única forma de superar las dificultades pasa por esforzarse cada vez más. Una filosofía que le sirve tanto para Mercadona como para mejorar la situación de España. ?Estoy orgulloso de ser español y creo que tenemos la obligación de ayudar a España a salir de la crisis. Pero para ello no podemos tener tasas de absentismo laboral del 6% cuando lo normal es que fueran del 1%. Esto significa que hoy mismo ha habido un millón de españoles que pudiendo haber ido a trabajar no lo han hecho. Así no se puede mantener el nivel de vida que tenemos?, explica Roig. ?Nuestro boom no ha estado sustentado en la productividad. Por eso nos está costando tanto salir de una crisis, de la que todavía no hemos visto lo peor. De hecho, los único bueno que tiene 2011 es que será mejor que 2012?, añade convencido.

¿Solución? Tomar decisiones. ?Me encanta una frase de Felipe González que dice que los españoles necesitamos adoptar las malditas reformas necesarias. Y si esas medidas son impopulares y molestas, también deben tomarse. Ése es el único camino para lograr los objetivos. Por ejemplo, en el tema del tráfico. Ahora mueren cinco personas al día mientras que hace 10 años los fallecidos eran 12. Esa bajada no se hubiera logrado si no se hubieran tomado decisiones impopulares como el carné por puntos, o los controles de alcoholemia?, sentencia el presidente de Mercadona.

Juan Roig predicó con el ejemplo en 2008 cuando tomó la decisión impopular de reducir referencias en el lineal para buscar un surtido más eficiente. ?A pesar de las críticas que recibimos, ahora se ven que fueron decisiones acertadas. Pero si hubiéramos metido la pata no hubiera pasado nada. Es normal que te equivoques, lo malo es que falles dos veces en lo mismo?, añade Roig.

La nueva estrategia de Mercadona para el nuevo año pasa por seguir haciendo lo que sea para bajar los precios al consumidor en sus productos. ?Si hay que bailar sevillanas para vender más barato se bailarán. Lo que haga falta para ahorrar un céntimo, aunque nunca se tocará la calidad ni la seguridad alimentaria?, explica Roig.

Así es el presidente de Mercadona, una persona que trata de sacar lo máximo de sus empleados a los que, por otro lado, recompensa con los sueldos más altos del sector y unos beneficios sociales pioneros en España. Y visto lo que logrado con Mercadona, quizá no estaría de más que muchos empezaran a tener en cuenta las palabras de este empresario al que tampoco le tiembla la mano a la hora de deshacerse de sus colaboradores que no alcanzan las exigencias requeridas. ?Si no tienes una productividad alta, no puedes vivir en el barco de Mercadona?, concluye Roig.