Último día para visitar los hallazgos arqueológicos del Cerro de San Babilés

El hallazgo más importante que se exhibe es una estela romana encontrada en una tumba a modo de cabecera y otra pieza de granito a los pies. 

Eduardo Bartrina 30 de junio de 2015

Desde que se pusiese en marcha el pasado 30 de abril, ya solo queda un día para poder visitar en la sede institucional del Ayuntamiento la exposición sobre los interesantes restos arqueológicos encontrados hasta ahora en la excavación del cerro de San Babilés. Se pretende además realizar una interpretación de lo que había en la zona hace 1.300 años, momento en el que se data el martirio del santo, cuyos restos, según la tradición oral, se encontrarían allí.

La exposición, que lleva por título "San Babilés, las evidencias arqueológicas de 1.300 años de tradición", está abierta entre las 09:00 y las 20:00 horas y en ella se cuenta lo que ocurrió en la zona a lo largo de los siglos, se exponen las estructuras arqueológicas y las fases de identificación de lo hallado en el cerro, fotos de los hallazgos más importantes y explicación de lo que significan así como objetos aparecidos, entre los que se encuentran vasijas, jarras, estelas, alhajas... Además se proyecta una recreación en 3D de la ermita y los restos asociados.

El hallazgo más importante que se exhibe es una estela romana encontrada en una tumba a modo de cabecera y otra pieza de granito a los pies. Se reproduce la tumba como apareció, con un único individuo que tenía como ajuar una pequeña botella de cerámica del siglo VI o VII, lo que hizo pensar al equipo de arqueólogos que la estela, de época romana, fue reutilizada en época visigoda, momento al que corresponden el ajuar y la sepultura. Tanto la ubicación de la tumba, en el centro de la Iglesia y alineada con las dos necrópolis, como la calidad de sus materiales y el hecho de que se haya reutilizado una estela romana en un enterramiento visigodo son indicadores de la relevancia que tendría el personaje ahí enterrado.

Otros elementos encontrados en el cerro, como los restos de la ermita del siglo VIII, las necrópolis, el horno de cal o la iglesia construida posteriormente sobre el templo visigodo pueden ser también conocidos por los visitantes a través de las explicaciones que se ofrecen en los paneles instalados en la exposición.