Portada editorial

El Blog de Mar Romero

Callos a la madrileña para chuparse los dedos

Noviembre es un buen mes para empezar a pensar en los mejores platos de cuchara y guisos tradicionales que nos devuelven a los tiempos en los que importaba mucho el aporte de cariño en todas las recetas, además del "a fuego lento" que anunciaba el disfrute sin prisas pero sin pausa de una cálida comida para combatir los rigores del invierno.

Comer a Ciegas

¿Merece la pena salir de casa para comer buen marisco? Hoy...Restaurante Sanxenxo

Del mismo grupo y gemelo en todos los aspectos es el restaurante Combarro al que hace algo mas de un año y medio acudí con un muy buen amigo mío, Víctor Paredes, comercial y perro viejo, que además de disfrutar a fondo de la comida como yo me hizo una serie de comentarios que me provocaron alguna sonrisa y alguna hilarante carcajada disimulada: "ese lleva un peluco de 6.000€, esa ni es su secretaria ni es su mujer, vaya coches que aparcan en la puerta....". Esto puede darles una pequeña información del perfil de público que pueden encontrar entre semana y del coste que tiene comer en este local. Es cierto que es un sitio para disfrutar de la comida, ver y dejarse ver.

RESTAURANTE SANXENXO
C/Ortega y Gasset,40 Madrid
915778272
www.sanxenxo.com.es

Capitán Sarcasmo

Satán vestida de maruja

Los caseros son una especie en alza, ya nadie compra pisos, los alquila, de ahí que estén de moda, como los hipster. Y según todos los cálculos, todos los arrendatarios sois cabrones.

El Defensor del Lector

Solo ante el peligro

Generar un artículo de opinión es siempre complicado. Cómo siempre que una persona se sienta ante un folio en blanco, surge lo más difícil. ¿Cómo empezar?.
Sin embargo, hoy no me ha resultado tan costoso.

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña

De los "gurupollas" a los soplapollas

Primero llegaron los "gurús de la nada" para invadirnos poco a poco con sus discursos vacíos. Por si esto fuera poco ahora han aparecido cientos de personajes trasmitiendo poco más que negatividad y mal rollo, sin nada más que aportar a la conversación. Ellos no son gurús ni lo pretenden, son simplemente soplapollas.