MERÖHE, unos jóvenes emprendedores que han reinventado la comodidad con sus nuevas zapatillas

Las marcas de moda deportiva deben prestar especial atención a los millennials, ya que en cinco años supondrán alrededor del 50% del mercado laboral

26 de junio de 2018

MERÖHE, unos jóvenes emprendedores que han reinventado la comodidad con sus nuevas zapatillas
Zapatillas para hombre

Llevar un traje con unas zapatillas casual, o combinar unos leggins con unos tacones es tendencia en estos momentos. No cabe duda alguna de que la ropa deportiva gana posiciones dentro de la moda, así que las marcas han optado por dirigirse a un nuevo tipo de consumidor, especialmente interesado por la vida sana.

Más incluso que una tendencia, la relación entre el deporte y la moda es el resultado de un cambio de valores en la sociedad actual, que apuesta cada día más por valores relacionados con la salud, la ecología o el reciclaje, y con los nuevos valores llegan nuevos mercados.

¿Conoces ya el athleisure? La tendencia que arrasa, combinando ocio y deporte

De forma que a las principales marcas de artículos deportivos no les ha quedado más remedio que impulsar la innovación a nivel técnico y de diseño, centrándose en una nueva manera de entender la estética deportiva. Nace así el athleisure, es decir, la unión del ocio y lo atlético.

Las marcas están comenzando su propio cambio, poniendo especial énfasis en las nuevas preferencias y necesidades de los clientes. Estas establecen sus diferencias entre el uso para el que diseñan sus productos, sobre todo los tecnológicos, y para qué se utilizan realmente.

Es fundamental que las empresas analicen su perfil de clientes, enfocando sus negocios no solo en sacar al mercado ropa y zapatos destinados a las prácticas deportivas, sino teniendo presente la posible rentabilidad de otros usos. Así surgen artículos como las zapatillas casual hombre, que nacen de la mano del "business casual". A través de este artículo, MERÖHE le da un nuevo sentido a la comodidad, a la hora de llevar calzado.

Un  nuevo estilo que proviene de Estados Unidos

El origen de esta transformación del artículo deportivo en artículo de moda estuvo en las mujeres que recibían clases de yoga en Estados Unidos. La tendencia consiste en minimizar las diferencias entre los atuendos de las mujeres y los hombres. Los tejanos serán sustituidos pronto por leggings de todos los colores, dando así la posibilidad de hacer toda clase de combinaciones. Un papel fundamental será el que jueguen las capas, especialmente las intercambiables y combinables.

Precisamente, Estados Unidos se encuentra en la más alta posición del ranking dentro de la ropa deportiva, mientras que en Europa el liderazgo lo tiene Alemania, siguiéndole Francia, España, Italia y Reino Unido. En lo que respecta al athleisure, destacan Francia e Italia. Japón calienta motores, como país al que acuden los equipo de diseño de grandes marcas.

No cabe duda alguna de que el deporte forma parte de la sociedad actual. Esto debe ser tenido en cuenta por las empresas del sector, pudiendo así poner sus negocios en consonancia con estos nuevos valores. Hay que tener en cuenta también que se están acortando las distancias, ya que el athleisure no es solo un formato femenino.

Lejos de esto, la mezcla entre deporte y moda se verá cada vez más en aquellos hombres que ocupan puestos de responsabilidad. A su vez, las personas de edad más avanzada se apuntan también al uso de zapatillas de deporte, una realidad que se traslada a todo tipo de negocios.

Los millennials deben estar en el foco de las marcas de moda deportiva

Las marcas de moda deportiva deben prestar especial atención a los millennials, ya que en cinco años supondrán alrededor del 50% del mercado laboral. Se acercan tendencias relacionadas con el cuidado del cuerpo, algo íntimamente relacionado con los nuevos valores de la sociedad. Sin duda, todo un cambio que trasciende a la tendencia.

Modelos famosas que nunca han corrido una maratón, andan paseándose por el mundo con toda la equipación, incluyendo zapatillas de deporte, lleggings, capas de prendas, gafas de sol y bolso. Pero no todo vale, razón por la cual las marcas tienen que trabajar en la creación de looks atractivos, diferenciando temporadas.

Como siempre, el consumidor decide

De momento, tan solo en Estados Unidos existen personal shoppers especializados en esta tendencia, que no ha llegado aún a los puntos de ventas. Son los consumidores finales quienes deciden cuándo un look es bueno, y cuándo no lo es. En todo caso, la fórmula se basa la combinación de artículos deportivos de lujo con prendas técnicas de buenas marcas y precios altos. Es así que se consigue esa estética propia del gimnasio, sin haberla pisado siquiera.

Uno de los retos de las marcas deportivas es no perder el posicionamiento. Resulta de vital importancia saber quién viste un artículo en particular, ya que se trata de un factor que podría dar al traste con una enseña. Una marca de prestigio debe mantener siempre su identidad, ya que tiene ante sí el desafío de hacer negocio por largo tiempo. También es clave la tecnología, en la medida en que estas prendas deportivas tienen que innovar y evolucionar respecto a los materiales. El diseño ya no es tan solo una cuestión de color.