EUROVISIÓN: DEL "LALALA" DE LOS AÑOS 60 AL ACOSO ESCOLAR DE HOY

Patricia Peyró @kontrolparental

15 de mayo de 2018

La artista Netta lanza un mensaje feminista y contra el bullying

Este fin de semana ha tenido lugar el Festival de Eurovisión, un certamen musical que cada vez se muestra menos musical pero más artístico e incluso reivindicativo.  A pesar de ser una fecha tan disfrutada por los "eurofans" como odiada por otra gran mayoría, este año tenemos todos algo que celebrar:  la reivindicación del acoso escolar y del machismo, en una sola pieza.

Netta Barzialai, la representante de Israel gana con su cacareo reivindicativo

En nuestro país poco sabíamos de esta artista de origen israelí y ganadora de un concurso de talentos similar al de OT que habría de llevarla a una victoria aún mayor:   la del Festival de Eurovisión.  Sin embargo, su canción arrasó desde que se hizo pública en las redes sociales, tanto por la excentricidad como  por la calidad de una obra que mezcla el ritmo pegadizo con un mensaje de gran calado y que despierta nuestra curiosidad.  Como resultado, todos queremos saber más sobre una artista sobrada de confianza en sí misma y con gran personalidad.

Sin embargo, la confianza que muestra en el escenario se ha visto desmoronada a lo largo de una vida plagada de desprecios entorno a su físico.  La artista de 25 años ha reconocido haber padecido acoso escolar o bullying a lo largo de su infancia y adolescencia, buena parte de ella transcurrida en Nigeria.

"Toy":  no soy un juguete

La cantante ha declarado haber aprendido a refugiarse en la música para superar los episodios de acoso escolar.  Prueba de ello es la forma en que, en su canción, reivindica la libertad femenina y la independencia respecto al hombre, motivo por el que también se la aclama como nueva diva del movimiento #MeToo.

Su canción aporta mensajes claros y concisos como "no soy tu juguete" o "eres tan tonto como tu Smartphone", criticando a los hombres cobardes y acosadores.

La ganadora de este año pone voz a cualquier mujer tratando de liberarse del lastre y poso de dolor que supone el padecer cualquier tipo de acoso, sea sexual o escolar.

Eurovisión es un reflejo de las preocupaciones sociales entre las que está el bullying

Entre las normas del festival existe la prohibición expresa de manifestarse políticamente en ningún sentido. Sin embargo, permite la libertad de expresión, hecho que aprovechan los artistas de algunos países para protestar sobre ciertos temas que preocupan a una gran mayoría.  En la gala del 2018, Eurovisión ha mostrado su lado más reivindicativo con la canción Toy de Netta, reflejando la preocupación por el acoso sexual y el bullying.  Por su parte, Francia ha manifestado el malestar por el tema de los refugiados.

Es una gran noticia el ver que la preocupación sobre el acoso escolar y violencia en las aulas está trascendiendo y que, canciones como las de Netta, suponen una campaña anti-bullying en toda regla, dándole un buen impulso a la lucha contra los acosadores a un nivel cada vez más global y significativo.