TÉCNICAS PARA COMBATIR LOS SÍNTOMAS DE ANSIEDAD DEL BULLYING

Patricia Peyró @kontrolparental

2 de noviembre de 2017

TÉCNICAS PARA COMBATIR LOS SÍNTOMAS DE ANSIEDAD DEL BULLYING
Los niños pueden aprender a combatir el estrés causado por el acoso escolar

El  bullying es uno de los síntomas sociales de las aulas que se acusarán también en el niño a través de una sintomatología física y real.Como parte de esta, y a nivel físico, destacan los componentes fisiológicos de la ansiedad.  A nivel comportamental se traducirán en comportamientos evitativos, fobias y miedos, que se verán también reforzados por el componente mental obsesivo.  El resultado es un círculo vicioso de malestar y angustia iniciado en el entorno escolar y que se retroalimenta a sí mismo.  ¿Qué podemos hacer?  ¿Por dónde abordar la lucha?  Uno de los frentes puede ser combatiendo la ansiedad física. 

Una vez identificado el acoso escolar es necesario intervenir con urgencia para que la situación se deje de producir o empeore minando por completo la autoestima del niño y afectando a las diferentes áreas de su vida como consecuencia de un estado anímico depresivo y ansioso. 

Para conseguir rebajar la angustia en el niño, nada como recurrir a una serie de estrategias y herramientas de relajación con las que el niño aprenderá a manejar su realidad en el sentido emocional.  Las estrategias de relajación, como la relajación muscular progresiva, los ejercicios de respiración, el diálogo interno positivo y las visualizaciones, han demostrado ser componentes de tratamiento realmente eficaces para reducir el estrés y la tensión en niños y jóvenes.


 

Elige entre alguna de estas herramientas para ver resultados en poco tiempo:

Técnicas de relajación física:  Existen diferentes técnicas.  Algunas, como la relajación muscular progresiva llevan algún tiempo y consisten en relajar el músculo tras previamente haberlo contraído como respuesta física natural que después se generaliza en todo el cuerpo. Esta es mejor que el conocido como entrenamiento autógeno, centrado en el cambio de temperatura corporal y más recomendado para adultos.  La respiración diafragmática y profunda ha demostrado ser también de gran ayuda para generar rebajar estados fisiológicos de gran ansiedad.

Técnicas de relajación mental:  La meditación genera ondas cerebrales que propician la paz y la tranquilidad, aunque lograr "dejar la mente en blanco" es un ejercicio de cierta dificultad y que llevará algún tiempo.  Más sencillo, sin embargo, es practicar el Mindfulness, que básicamente consiste en tomar conciencia de cómo se siente uno respecto a su entorno en distintas situaciones y momentos.  Realizar esta identificación hará posible "separarse" de ella y de este modo dejará de afectar tanto al niño.

Visualización:  Con ellas el niño se anticipa a lo peor que pueda venir, y cuando esto suceda, se sentirá más preparado por haberlo vivido anteriormente dentro de su cabeza. Es útil para "entrenar" posibles situaciones de bullying o acoso.  Prepara psicológicamente y ayuda a sostener una actuación controlada y sin bloqueos.

Estas son las ventajas de entrenar a tu hijo:

-Tomar conciencia de su problema, definirlo y comprender cómo le afecta físicamente.

- Ayudan a empoderar a los niños respecto a aquellos sucesos de sus vidas más difíciles de abordar.

-Aumentarán su salud mental y emocional en la medida en que vayan aprendiendo a concienciarse del efecto que producen en ellos los episodios de acoso.

-Un mayor control mental y de sus propias respuestas fisiológicas le ayudará a eliminar la tensión, los nervios y las preocupaciones, y podrá dormir mejor

-Crecerá su capacidad para concentrarse y para controlar las explosiones de ira y tensión, dotándole de un mayor control de sus propias reacciones emocionales.