UN CORTO CONTRA EL ACOSO ESCOLAR PRODUCIDO POR NIÑOS

Patricia Peyró @kontrolparental

24 de julio de 2017

Los propios niños tienen la solución al problema del acoso escolar y la descubren en este vídeo.

Cada vez son más las iniciativas artísticas y creativas que surgen dentro de las propias aulas para combatir el mal del acoso escolar.  Un buen ejemplo de ello lo hemos encontrado recientemente en Sevilla, donde los alumnos del CEIP Elio Antonio de Nebrija han producido un cortometraje merecedor de varios premios a nivel regional.

Lo mejor del vídeo es que tanto sus directores como sus guionistas y actores son niños, ya que el corto se ha realizado íntegramente por el alumnado de 6º Curso del CEIP Elio Antonio de Nebrija como parte de la asignatura "Competencia digital".  Con él han ganado ya dos galardones: Concurso andaluz de videocreación educativa organizado por la Consejería de Educación y la Delegación Territorial de Málaga, y el Segundo Concurso Escolar de Vídeos y Educación, organizado por el IES María Galiana. (Dos Hermanas).

El éxito del vídeo no se debe tanto a la calidad de la actuación, ni de los montajes, sino a la idea original, que parte de una situación de bullying muy típica que, por una vez, se resuelve con un final feliz.  Sin entrar en detalles explícitos y quedándose más en lo simbólico de unas imágenes que muestran a un niño acorralado y al que llaman "penoso", consigue trasladar el alcance del daño que pueden producirse entre sí los niños, así como en la necesidad que tienen de ayudarse entre ellos.

La historia cuenta con un desenlace basado en todos los principios que promulgan los mejores y más reconocidos métodos contra el bullying, como el Método Kiva de Finlandia y los programas TEI  y AVE, así como otras fórmulas de evaluación más nuevas e innovadoras en la identificación del acoso escolar más nuevas como BuddyTool, que tratan de corregir el problema desde dentro y que sean los propios niños los que identifiquen el problema y lo resuelvan.  Así, el lema del corto "si os metéis con él, os metéis conmigo" ("... y conmigo", "...y conmigo"), en un suma y sigue de testigos que están hartos de serlo, coincide con la solución al problema del bullying de cualquier centro. 

Según afirman los expertos, la clave para resolver el hostigamiento entre iguales está en los testigos:  se trata de conseguir movilizar a los roles pasivos a favor de la víctima en una actitud de compañerismo y unión contra el abuso.  Haciéndolo así, las risas del niño bully y abusón  dejan de ser aplaudidas socialmente.  En su lugar, comienzan a ser reprobadas por el conjunto social del grupo, de modo que el niño que comete acoso deja de encontrarlas atractivas en la medida en que pierde reputación y deja de percibir apoyos de los demás, convirtiéndose en un líder caído a favor de una buena causa.  Algo que consiguen en el vídeo un grupo de niños con los mínimos recursos, que son ellos mismos actuando bajo el prisma de sus propia experiencia.