13 RAZONES PARA VIVIR QUE NOS DA LA FUNDACIÓN ANAR

6 de julio de 2017

13 RAZONES PARA VIVIR QUE NOS DA LA FUNDACIÓN ANAR
El suicidio no es la solución sino el fin, explican desde la Fundación ANAR

Madrid, (EFE). Hay muchos motivos para vivir y ninguno para quitarse la vida, y la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR) ha dado hasta trece de ellos a los chicos que alguna vez han pensado en el suicidio como la solución a sus problemas.

Y es que el año pasado, Anar detectó y atendió un total de 627 casos de ideación o intento de suicidio de menores y 531 casos de autolesiones, un 64 por ciento más que el año anterior.

Ante esta situación, ANAR ha querido transmitirles un mensaje claro: "No hay justificación para el suicidio. Es absolutamente irracional. No hay ni una, ni dos, ni tres, ni trece razones para quitarse la vida".

La popular serie de Netflix "Por trece razones", estrenada el pasado 31 de marzo y basada en la novela homónima de Jay Asher, gira en torno a una estudiante que se suicida y que antes de morir deja una caja de cintas de casete donde detalla sus trece razones para tomar esta decisión.

Sin embargo, hay muchos motivos para vivir, y desde Anar ofrecen estos trece:

- El suicidio no aporta soluciones, solo el final. Elegir esta manera para terminar con la vida dejaría mucho dolor, frustración y sufrimiento en las personas que te quieren. Además, no te da la posibilidad de rectificar.

- Aunque te sientas solo, no lo estás, y aunque a veces se piense que lo importante es tener muchos amigos, lo realmente necesario es tenerlos buenos, aunque sean pocos. Es importante también que te dejes ayudar por ellos y por tu familia.

- Te quedan muchas experiencias positivas por vivir. Las personas solo podemos vivir un número reducido de acontecimientos traumáticos en la vida, uno mayor de acontecimientos vitales positivos y una inmensa mayoría de experiencias neutras y positivas.

- Te mereces una oportunidad. Todos nos equivocamos alguna vez y nos merecemos poder rectificar cuando es posible hacerlo.

- No podrías volver a tener momentos para hacer lo que más te gusta. Aunque en estos momentos no tengas ganas de hacerlo, es importante que te permitas disfrutar de aquello que en algún momento te ha hecho sentir bien.

- Aunque ahora no lo veas, todo va mejorando. En la adolescencia hay muchos cambios físicos y psicológicos, pero cuesta ver que las situaciones, las personas y las circunstancias puedan cambiar. Sin embargo, esto es así.

- No podrías contribuir a conseguir un mundo más justo para todos. Tu voz es importante. Y tu opinión también. Puedes aportar tu granito de arena en el cambio de muchas situaciones injustas que se viven a diario. Y esto te hará sentir muy útil.

- Te perderías ver que tu lucha actual ha merecido la pena. Puedes preguntarte para qué sirve lo que estás haciendo o estudiando. Sin embargo, es muy importante que ahora "siembres" aquello que después podrás "recoger" en tu futuro para llegar a ser una persona independiente, responsable y segura de sí misma.

- Siempre hay alguien a quien recurrir en los malos momentos. Aunque a veces no somos capaces de verlo. Contar a alguien lo que nos pasa nos podrá ayudar a ver desde otra perspectiva el problema y a encontrar soluciones. Pide ayuda a los adultos de tu entorno para buscar ayuda profesional.

- No podrías conocer a chicos y chicas interesantes. Cuantas más actividades gratificantes hagas, cuantas más personas positivas y agradables te permitas conocer, mejores compañías tendrás.

- Ser quien eres te hace único e irrepetible, y eso te hace merecedor de cariño y respeto. Independientemente de nuestros gustos, aficiones, aspecto físico, creencias u orientación sexual, todos merecemos ser queridos y aceptados.

- No podrías ofrecer tu experiencia a quien la necesite en un futuro. Vivir momentos buenos y menos buenos te sirve para evolucionar como persona. Aprendemos más sobre nuestra capacidad en los momentos duros y, al superarlos, salimos fortalecidos de ellos. Y esa experiencia podrás compartirla con quienes pasen por lo que tú ya pasaste.

- La vida es bella y merece la pena vivirla. Aunque ahora lo estés pasando mal y quizá lo ves todo negativo, la vida está llena de momentos maravillosos. EFE