JOVEN SE SUICIDA E IMITA LA SERIE POR 13 RAZONES

Patricia Peyró @kontrolparental

7 de junio de 2017

JOVEN SE SUICIDA E IMITA LA SERIE POR 13 RAZONES
Todo apunta a que un joven se ha quitado la vida emulando la serie de Netflix "Por 13 razones"
La que ha resultado ser la serie más comentada de Netflix, "Por 13 razones",  parece haberse cobrado una primera víctima tras conocerse que un joven peruano de 23 años se ha suicidado, grabando unos audios en los que refiere tanto las razones como los culpables de su suicidio.

¿Casualidad o imitación?  Quizá nunca lleguemos a saberlo, pero lo cierto es que muchos ya vaticinábamos que la serie Por 13 razones no había sido una buena idea y que, lejos de prevenir el suicidio juvenil, podría potenciarlo.  La razón sería que la cinta de Selena Gómez se está convirtiendo en una serie de culto al suicidio entre adolescentes, principales usuarios e interesados en visionarla.

Siendo  el móvil del suicidio en este caso real un desengaño amoroso, y a pesar de ser bastante frecuente el dejar una nota entre los que se quitan la vida, generalmente estas tienen un carácter de despedida y no tanto de acusar o buscar culpables, como sucede en el caso de Por 13 razones y como se ha observado también en el caso del joven ingeniero. Franco Alonso Lazo Medrano (así es como se llamaba la víctima) dejó dos notas, especificando en una de ellas información acerca de los audios ubicados en su ordenador y que debían escuchar ciertos destinatarios

Por 13 razones: un arma de doble filo

Se dice que ha sido la serie más comentada de Netflix ¿Por qué se ha analizado tanto?  Todos los comentarios y críticas generados a partir de esta serie han tenido una razón de ser fundamental:  la de prevenir a los padres de los problemas a los que puede enfrentarse el adolescente en su día a día en su vida escolar.  El resultado es un difícil entramado de altibajos emocionales y de relaciones tortuosas entre iguales que se traducen en comportamientos de acoso escolar, bullying, ciberbullying y conductas sexuales de riesgo.

La versión televisiva del best seller de Jay Asher no ha sido unánimemente aplaudida como fórmula para combatir el suicidio juvenil. Lejos de eso, existen algunos argumentos que alertan de que ésta pueda, en cierto modo, convertirse en una serie de culto que fomente un modelo a seguir por el que el se utilice el suicidio como mecanismo de venganza.

Los expertos alertan de que se trata de una serie para adultos y que no deberían ver niños menores de 18 años, algo que no está sucediendo, ya que parte del público principal son adolescentes que podrían dar una lectura equivocada de la trama e idealizar el suicidio como opción posible para terminar con los problemas. No es un tema, sin embargo, nada fácil de controlar por los padres, que poco pueden hacer ante el hecho de que sus hijos estén viendo la serie a través de sus propios dispositivos. Esta compleja situación está llevando a algunos directores de colegio a escribir misivas a los padres en los que advierten que se trata de una serie para adultos y, a todas luces, poco recomendable para niños, al contener tanto imágenes como temáticas duras de asimilar por una persona sin la madurez suficiente.

Una de las conclusiones que podríamos sacar es que la realidad siempre supera la ficción, y que el joven Franco Alonso Lazo Medrano quizá no se habría tirado por la ventana si no hubiera creído generar la expectación que está creando a partir de las analogías con la producción de Selena Gómez.