USAMOS LOS MÓVILES COMO JUGUETE INFANTIL: ¿HACEMOS BIEN?

Patricia Peyró @kontrolparental

9 de abril de 2017

USAMOS LOS MÓVILES COMO JUGUETE INFANTIL: ¿HACEMOS BIEN?
Un nuevo estudio de Imaginarium describe el perfil de los padres a la hora de comprar sus primeros juguetes

Está claro que todos queremos lo mejor para nuestros hijos.  De hecho, según nacen, se convierten en nuestra mayor prioridad, así como fuente de gasto.  Tanto es así que los juguetes tienen su propia partida presupuestaria ya desde el primer año de vida, que oscila entre los 100 y 350 años de media anual. Aunque el principal fin del juguete es el de divertir al niño, curiosamente a los padres les preocupan más otros factores como la calidad, la seguridad o el que las propiedades del juguete prometan efectos positivos en el desarrollo de su aprendizaje.  

Entre juguete y juguete,  se cuelan los móviles a muy temprana edad, según indican en el estudio de Imaginarium sobre preferencias de consumo.  "​​​​​Si bien el 26,8% de los encuestados afirma restringir su uso, más del 50% lo utiliza en situaciones cotidianas como la hora de comer o los trayectos en el coche, siendo situaciones en las que los padres necesitan que el bebé esté entretenido", afirman desde esta juguetería con presencia en muchos países, pero de origen español.

 Estos son datos extraídos de este estudio recientemente publicado:

 -El 77,53% solicita asesoramiento del personal de tienda y el 36,7% prioriza la calidad y la seguridad.

-Aunque el 26,8% de los padres afirma tener muy restringido el uso del móvil, el 53,7% lo utiliza en situaciones cotidianas como los viajes en coche o la hora de la comida.

 -El 73,9% se decanta por juguetes que fomenten las habilidades y capacidades que quieren que desarrollen sus bebés.

Los padres saben lo que quieren

Los padres de hoy son consumidores muy conscientes y selectivos:  cerca del 74% tiene presente como criterio de compra que sean juguetes que permitan estimular las habilidades y capacidades que quieren que sus bebés desarrollen en un futuro.

A pesar de saber lo que quieren, los padres no pueden evitar la incursión de los móviles en su vida y en la de sus hijos, "algo por lo que el 68,23% de los padres reconoce estar preocupado", según la juguetería.  Así y todo, cerca del 20% presta su teléfono móvil a sus hijos con edades entre 0 y 2 años. "Si nos ceñimos a la franja de edad de 0 y 6 meses solo el 7,6% permite a sus hijos jugar con estos dispositivos, pero la cifra se dispara cuando los niños superan el año y medio, alcanzando el 53,14%", aseguran de Imaginarium.

¿Hacemos bien en dejarles el móvil como juguete?  

A efectos educativos, durante los dos primeros años de vida lo más conveniente para los niños son los juguetes sensoriales, según afirma Sonia Pérez, pedagoga y responsables de comunicación en Imaginarium: "Los juguetes sensoriales  conforman el primer acercamiento al aprendizaje cognitivo de los niños", asegura.  ¿Y cuáles son estos juguetes?  

Entre los juguetes sensoriales estarían los siguientes, ordenados por popularidad a la hora de comprar:

-Cubos de actividades y encajables,

- Juegos de música,

- Áreas de juego baby fitness

-  Productos de baby care como los sonajeros

-  Marionetas

- Vehículos

- Proyectores

- Peluches y muñecos

-  Libros de actividades

 "A través del juego los bebés no sólo estimulan su desarrollo sensorial, sino también su crecimiento mental y emocional, ya que les permiten disfrutar de experiencias tangibles necesarias para su desarrollo, así como para aportarles sensación de bienestar  y felicidad", argumenta la experta de Imaginarium.