LOS JÓVENES Y SU MANÍA DE HACER VÍDEOS SEXUALES

Patricia Peyró @kontrolparental

17 de diciembre de 2016

Una ingeniosa campaña de preservativos previene de las consecuencias de hacer vídeos sexuales
Los adolescentes de las distintas generaciones tienen algo en común:  el deseo de vivir intensamente sus pasiones y la falta de reflexión sobre las consecuencias de sus actos impulsivos.  Ambos ingredientes pueden resultar en una bomba explosiva muy peligrosa y que explota, nada más y nada menos que en las redes sociales y a la vista de todos:  novios y novias, padres, madres, profesores o incluso abuelos...  Las consecuencias son la exposición pública a todo el mundo a un contenido íntimo y que pretendía tener un carácter privado.  
Hablamos de los vídeos sexuales que acostumbran a grabar los jóvenes en un arrebato de confianza en su pareja y que con frecuencia traen disgustos inesperados. Este es el hilo argumental de una curiosa campaña realizada por la empresa argentina Tulipán para publicitar unos preservativos de edición limitada.
En su campaña utilizan la analogía del vídeo de contenido sexual con un embarazo no deseado, alertando sobre las consecuencias que puede tener "no usar protección".  Una protección que, en este caso, aboga por el sentido común y la precaución de no realizar -nunca y jamás, sin excusas- vídeos sexuales.

Aunque hay que diferenciar el Sexting del envío de fotos o vídeos pornográficos, no necesariamente vinculados a esta práctica cada vez más común entre los jóvenes, lo cierto es que, tras los vídeos podría producirse un sexting posterior, una práctica referida al envío e intercambio de imágenes sexuales entre jóvenes y adolescentes empleando el móvil.  

¿Por qué se produce el sexting?

La disponibilidad del dispositivo con el que poder enviar imágenes propias junto con el desconocimiento de las posibles consecuencias de perder el control de una imagen privada resultan en el mejor caldo de cultivo para una difusión vírica y no autorizada de imágenes que, posteriormente, podrán desembocar incluso en el peor hostigamiento del ciberbullying.  La mayoría de las veces se produce por una pornovenganza.  Cuando el material llega a un adulto podría existir, además, un chantaje en forma de grooming.

Estos son algunos de los consejos de Tulipán y su ingeniosa campaña sobre los vídeos sexuales y sus peligros:
- "Aunque los jóvenes se divierten con responsabilidad, hay algunas cosas de las que no aprendieron a cuidarse"
- "Los videítos no vienen con un pan bajo el brazo: vienen con tu nombre, tus fotos y tu perfil en las redes"
- "Se enteran tus amigos, tu familia y el padre de ella"