Manzanas caramelizadas al horno con queso de cabra

En plena Barcelona hay un restaurante dedicado a los quesos que me llevó a un mundo de sucesivos placeres culinarios y mentales. Fue todo un acierto pedir este plato y, ante la imposibilidad de conseguir la receta, al volver a casa decidí que era necesario imitarla y adoptarla dentro de mis habituales. Al poco andar, surgió esta receta que es una estupenda mezcla de queso y fruta, de sal y dulzor, de sabor...

9 de diciembre de 2016

Manzanas caramelizadas al horno con queso de cabra
Manzanas caramelizadas al horno con queso de cabra

Ingredientes:

2-3 manzanas rojas, peladas, sin semillas y cortadas en trozos irregulares
Zumo de un limón
¾ taza de azúcar
5 cucharadas de agua
Pimienta
1 rulo de queso de cabra cortado en rodajas de 0,5 - 1 cm. de grosor

Preparación:

Ponemos las manzanas ya cortadas en una fuente para horno, las bañamos bien con el zumo de limón para que no se pongan negras. Las mezclamos con el azúcar y el agua, y las horneamos por 30-40 minutos a 180ºC.

Las retiramos del horno y, con cuidado, traspasamos todos los ingredientes de la fuente a una olla pequeña. Lo ponemos a fuego medio-bajo por otros 20 minutos. Retiramos del fuego, escurrimos las manzanas y las reservamos.

Preparamos otra fuente de horno. Montamos "nidos" con los trozos de manzana (como pequeñas torres de no más de 2-3 cm. de altura y unos 4-5 cm. de diámetro), cuidando que encajen bien para que no se desmonten al servirlas. Ponemos 2 o 3 rodajas de queso de cabra encima de cada una de las torres de manzana, espolvoreamos con pimienta recién molida y las ponemos al horno unos 10-15 minutos a unos 180º. El queso tiene que quedar semi derretido, pero no líquido.

Retiramos del horno, dejamos que se entibie un poco y lo llevamos a la mesa.