Utiel-Requena: Paraíso de la Bobal

Tierra de frontera de la provincia de Valencia con Castilla La Mancha, esta Denominación de Origen es la cuna de la variedad de uva Bobal, la segunda vinífera tinta por superficie plantada en nuestro país, detrás de la tempranillo. Añada tras añada, su prestigio aumenta con nuevas etiquetas que son imagen de elaboraciones cuidadas que desvelan su potencial de calidad, enriqueciendo nuestro panorama enológico.

5 de diciembre de 2016

Utiel-Requena: Paraíso de la Bobal
Utiel-Requena: Paraíso de la Bobal

Son vinos que nacen a unos 65 kms del mar y como pudo verse el pasado 14 de noviembre en la IV edición del Salón de los Vinos de la DO Utiel-Requena en Madrid, muchas bodegas siguen sorprendiendo con sus mejores elaboraciones de la uva autóctona de esta región vitivinícola, situando sus modernos tintos de influencia mediterránea en el lugar que merecen. 

Sus especiales características se deben a las singulares condiciones climáticas en las que se cultiva esta variedad de uva, tales como una temperatura media anual de 14º C, una amplitud térmica anual de más de 17º C y una pluviometría escasa e irregular con una media de unos 430 litros anuales, con viñedos que llegan a alcanzar en algunos casos hasta 900 metros de altitud, lo que permite maduraciones lentas y progresivas que consiguen una excelente calidad de fruta. A esto se añade en muchos casos rendimientos por debajo de los 4.500 kilos por hectárea, donde la calidad resulta indiscutible, consiguiendo además vinos con un gran potencial de guarda.

Añadas de excelente calidad y también novedades en una jornada de mañana y tarde en la que participaron 14 de las 96 bodegas adscritas a la denominación, y que contó con la asistencia del actual presidente del Consejo Regulador, José Miguel Medina . Una jornada en la que se pudo descubrir su "Bobal singular", el vino 100% Bobal, de cada una de las bodegas participantes.

Bodegas modernas, dinámicas y profesionales que cultivan, elaboran y comercializan marcas de gran calidad que se han convertido en referentes de los vinos de esta DO. Allí pudimos ver nombres que han marcado un camino certero en este tiempo. En mi selección particular me quedo con:

Bodegas Hispano+Suizas. Su Bobos 2014 (100% bobal) con una elaboración exquisita, ratifica su calidad cada añada, al igual que el Bobos Finca Casa La Borracha 2013 (también 100% Bobal), un tinto obtenido con cepas de más de 70 años, de nariz fragante (moras, frutas rojas, pimienta negra, clavo, café, regaliz y toques de ahumados). En boca es potente, con presencia de fruta madura, buena acidez, equilibrio y persistencia final. Aunque Pablo Ossorio se haya ganado el sobrenombre de "el rey del rosé", acaparando premios por el reconocimiento alcanzado con los rosados levantinos que elabora en esta bodega, como el Impromptu o el Tamtum Ergo, sigue sorprendiéndonos con estos tintos.

Con Murviedro Cepas Viejas Bobal 2014 (100% Bobal de Bodegas Murviedro), una vez más vuelve Pablo Ossorio a sorprenderme gratamente. Profundo y complejo, en nariz recuerdos a frutillas del bosque sobre un fondo balsámico de toffee y vainilla. Fresco, denso y carnoso, con taninos redondos y postgusto muy largo. Un vino con una acidez positiva que le dará larga vida.

De la bodega Dominio de la Vega, elijo su Finca la Beata 2013, de un viñedo centenario, con unas cualidades extraordinarias. Envejecido durante 18 meses en barricas nuevas de roble francés, es intenso en nariz, con aromas de frutas en sazón, monte bajo, especias, tostados y balsámicos. Fresco en boca por su buena acidez, sabroso, equilibrado y potente con un final largo, intenso y especiado.

El Cerrogallina 2013, de viña viejas de más de 90 años, con 18 meses de barrica y 14 meses en botella. Este vino de edición limitada, demuestra el esmero con que José Hidalgo (autor del monumental Tratado de Enología y asesor de bodegas destacadas a lo largo de nuestra geografía), elabora este 100% bobal desde hace más de un lustro en la bodega del mismo nombre. A pesar de haber sido esta añada excesivamente cálida, su perfecta integración con la madera nos ofrece aromas a frutas rojas y negras (cerezas, arándanos, moras....), flores azules y recuerdos a confitura inglesa. Tostado especiado y balsámico. En boca, potente, amplio y balsámico con un largo final.   

Con el Adnos 2012, una bobal de alta expresión, Bodegas Coviñas, el principal productor de vinos de esta Denominación de Origen con más de 10.000 hectáreas, (José Miguel Medina es su presidente), ha conseguido un vino complejo, con aromas a frutos negros maduros, notas tostadas, lácteos, cacao, chocolate y balsámicos. En boca, un buen peso de fruta, mineral, sabroso, elegante y amplio. Un vino que demuestra la apuesta de Coviñas por la Bobal de calidad.

La excepción a la Bobal fue el Tardanza Blanco 2015 de Bodegas Vibe, elaborado con la interesante variedad típica local Tardana, una uva que solo se da en la zona de Requena y que podría compararse organolépticamente con una Viognier. Los abuelos la utilizaban para comer en la celebración de Nochevieja por su hollejo grueso. Un vino expresivo en nariz, muy seco y a la vez fresco, bien estructurado con un marcado carácter, reflejo del clima y el terroir además de la peculiar variedad. 

Son algunos de los muchos ejemplos que podrían caber cuando hablamos de los vinos de Utiel-Requena, en un paisaje cultural que opta a ser patrimonio mundial por la UNESCO, por su historia vitivinícola de más de 2.700 años. Bobal para acompañar a la caza de esta época de invierno, carnes rojas, guisos especiados y picantes, quesos de sabor intenso, foie, fiambres, salazones y ahumados. Y por qué no, con un buen postre de chocolate. Si estás dispuesto a disfrutar, ponte manos a la obra, con nariz y boca, claro!