Seis tintos para los deseados platos de cuchara

Por fin bajan las temperaturas y el otoño se abre paso entre la ropa, el calzado y el paladar. Llegan a la mesa también los ansiados platos de cuchara que piden Garnachas, Tempranillos, Mencías, Syrah, Monastrelles, Cariñenas.... como acompañantes para entonar nuestro cuerpo que va a necesitar más energías que afronten el frío. Rojos, vivos, aromáticos, elegantes, corpulentos llenos de expresiones y matices distintos para disfrutar con todo lo que trae esta preciosa estación. Estas son algunas sugerencias.

13 de octubre de 2016

Seis tintos para los deseados platos de cuchara
Vinos de otoño

Empecemos haciendo una referencia a la lluvia con un Montsant que sale al mercado para un público joven y amante del vino de la mano de Terra de Falanis: Plic, Plic, Plic 2015. Elaborado con Garnacha, Cariñena y Syrah, con 6 meses en barricas de roble francés y americano, es el ejemplo perfecto de vino mediterráneo: fresco, equilibrado, con una gran explosión frutal, mineral, terroso y con recuerdo a notas de zarzal y hierbas secas. Potente, sabroso, fresco, dinámico y con un final muy largo.

Carchelo Selecto 2012. Uno de los vinos top de las Bodegas Carchelo, situada en el Parque Regional Sierra del Carche dentro de la D.O. Jumilla. Un vino muy vivo y cubierto de notas granate y tinta china, elaborado con Monastrell, Syrah, Tempranillo y Cabernet Sauvignon. Elegante y sutil en nariz con una gran complejidad. Notas de frutas maduras y florales, cremosas y balsámicas y delicados caracteres adquiridos tanto por la crianza, como por la fermentación en barrica. En boca se aprecia la fruta madura que aún conserva caracteres refrescantes. Con un enorme potencial de envejecimiento será un placer disfrutar de él transcurridos algunos años más.

Barcolobo 2012. Acogido a la IGP Vinos de la Tierra de Castilla y León, este vino está elaborado con tempranillo, Cabernet Sauvignon y Syrah, con 12 meses de crianza en barrica de roble francés de grano fino y tostado medio. Es un vino muy frutal, con notas de especias, bayas negras y monte bajo muy aromático. En boca es redondo, con el equilibrio entre fruta y madera que caracteriza los vinos de esta bodega situada en la Finca La Rinconada, un viñedo de 20 hectáreas en la Reserva Natural "Riberas de Castronuño-Vega del Duero" en Valladolid.

HABLA Nº13, Un tinto de la cosecha de 2011 con 12 meses de crianza en barrica de roble francés con un atractivo rojo rubí. Este vino de la Tierra de Extremadura es un Cabernet Sauvignon poderoso ,complejo y estructurado con aromas especiados propios de la variedad y notas de fruta negra, chocolate y anís con matices balsámicos. Con una entrada suave en boca de taninos sedosos y carnosos, evoluciona hacia una explosión de fruta con gran estructura, con un final intenso y prolongado.

Prado Enea Gran Reserva 2009. Uno de los tintos más emblemáticos de Muga, la bodega riojana que apuesta por este Gran Reserva aunando el carácter mediterráneo y la mejor expresión atlántica. De color rojo rubí con una capa alta, denota una juventud plena que conjuga con un mínimo de 36 meses en barricas de roble y otros 36 meses en botella para este vino elaborado con Tempranillo, Garnacha, Graciano y Mazuelo. Elegante, de gran complejidad con aromas de fruta roja y negra silvestre, chocolates, finos cueros y ahumados. Amplio, de paso aterciopelado y muy vivo. Con sensaciones de ciruelas, minerales, regaliz y hojarasca. Seductor, emocionante y con larga vida.

Portia Prima 2014. La incursión del Grupo Faustino en Ribera del Duero se realizó través de esta bodega diseñada por Foster & Partners, que tiene como estandarte este vino 100% Tempranillo, sabroso, de capa alta y color picota granate. En nariz, frutas del bosque ligeramente compotadas, especias (clavo y coco) y recuerdos tostados. Una excelente estructura en boca y equilibrio entre la fruta y la madera y recuerdos de café con un persistente final.

Seis vinos perfectos para disfrutar de un otoño prometedor.

A por ellos!!!!